DASM Escuela de Apologetica online

DASM Escuela de Apologetica online

 

collage de fotos challenge para PROMOVER EN REDES

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Tertuliano de Cartago (155-230 dC) escritor eclesiástico del siglo II y III, ¿dio testimonio del ministerio del papado del Obispo de Roma? Si se hace esta pregunta a la mayoría de los católicos educados, ellos responderán ¡no! Esto se debe a que su testimonio no es obvio ya que no es una declaración directa. ¡Pero testificó indirectamente cuando, después de dejar la Iglesia, lo atacó! En efecto, en esta ocasión atacó al obispo de Roma burlándose de él, atribuyéndole todas las prerrogativas que le atribuía la verdadera Iglesia, para crear una distorsión satírica entre este papel y el error que habría sido suyo. Esto es lo que pretendo demostrar aquí. Pero antes refutaremos una idea difundida a veces por anticatólicos según la cual Tertuliano habría afirmado que la Iglesia de Jerusalén era, en la organización de la Iglesia, superior a las demás.

 

Aquí están los puntos a tratar en este artículo:

 

I) Tertuliano no habló de la Iglesia de Jerusalén como superior a otras

 

II) La apostasía de Tertuliano: su caída en el montanismo

 

III) Cómo testificó del papado al oponerse a él y a la verdadera Iglesia

 

A) La condena del montanismo por parte del obispo de Roma encaminó esta doctrina a toda la Iglesia.

 

B) Tertuliano llama al Obispo de Roma " El Soberano Pontífice, es decir, el obispo de los obispos”.

 

1) El título de "Soberano Pontífice”

 

a) Qué significaba este título en ese momento

 

b) Al aplicar este título al obispo de Roma, Tertuliano da testimonio de la analogía de su papel

 

C) El título de "obispo de obispos”

 

D) ¿Es realmente el obispo de Roma?

 

1) Obvio por el contexto

 

2) El testimonio del obispo San Optato de Milevis.

 

3) El testimonio de San Jerónimo

 

a) La afirmación de San Jerónimo

 

b) La gravedad de este pasaje probablemente se deba a una falsificación ...

 

c) ... o al resentimiento de San Jerónimo contra el clero romano, pero no contra el Papado

 

d) Testimonio no obstante convincente sobre el origen romano de la oposición a Tertuliano

 

D) Los demás testimonios externos que dio a la fe de la verdadera Iglesia

 

1) El obispo de Roma es llamado “cabeza de la Iglesia”.

 

2) Los Obispos de Roma heredan las prerrogativas de San Pedro para ser la piedra sobre la que se funda la Iglesia, tener las llaves del Reino de los Cielos y ser el eslabón de la comunión universal.

 

I) Tertuliano no habló de la Iglesia de Jerusalén como superior a otras

 

Antes de mostrar cómo Tertuliano testificó sobre el papado, respondamos a la objeción de que habló de la Iglesia de Jerusalén como la más importante. ¿Los Padres de la Iglesia enseñaron que la iglesia de Jerusalén fue superior a las demás?

 

Para los Padres de la Iglesia, Jerusalén es, el elemento histórico del origen de la fe, y no la autoridad teológica legal que tiene el poder de gobernar la Iglesia. Tertuliano dice:

 

“¿Qué tiene que ver Atenas con Jerusalén? ¿Qué concordia hay entre la Academia y la Iglesia? ¿Qué hay entre herejes y cristianos? Nuestra instrucción proviene del pórtico de Salomón, quien él mismo había enseñado que se debe buscar al Señor con sencillez de corazón. Sabiduría 1: 1” (Receta contra herejes. VII)

 

Como vemos, Tertuliano expresa que es solo una realidad histórica y no teológica: que hay que conformarse a la fe tal como salió de Jerusalén, pero esto de ninguna manera significa que el obispo de Jerusalén tiene primacía sobre los demás. Un dato curioso en el texto citado es que vemos como Tertuliano hace uso del libro deuterocanónico de Sabiduría.

 

II) La apostasía de Tertuliano: su caída en el montanismo

 

¿Cómo testificó Tertuliano de la existencia del papado? ¡Él lo testificó al oponerse a él! En efecto, un hecho triste en la vida de Tertuliano fue su apostasía en el año 207 de la verdadera fe para unirse a la secta de los seguidores de Montano o Montanus de Frigia, llamados por conveniencia "Montanistas" pero cuyo nombre original es "Frigios" o “Cataphrygians”, que tenía una jerarquía paralela. Aquí hay un resumen de su doctrina según San Agustín (354-430):

 

“Catafrigas, son los que tienen por fundadores a Montano como paráclito y a dos profetisas suyas, Prisca y Maximila. Les dio el nombre la provincia de Frigia, porque allí han existido y allí han vivido, y hasta hoy tienen en aquellos lugares algunos pueblos. Afirman que la venida del Espíritu Santo prometida por el Señor se cumplió en ellos y no en los apóstoles. Tienen como fornicación a las segundas nupcias; y por eso dicen que el apóstol Pablo las permitió, porque en parte lo sabía y en parte profetizaba: ya que aún no había llegado lo que es perfecto 9. Ahora bien: ellos deliran que esto perfecto vino sobre Montano y sus profetisas. Dicen que los sacramentos los tienen por funestos. Realmente cuentan que, de la sangre de un niño de un año, que extraen con pequeñas punciones de todo su cuerpo, realizan en cierto modo su eucaristía, mezclándola con harina y haciendo un pan. Si el niño llegase a morir, lo tienen por mártir; pero si viviera, por gran sacerdote.” (Las herejías, dedicado a Quodvultdeo 26)

 

Paradójicamente, después de su apostasía, luchará aún más ferozmente contra las herejías gnósticas que socavan la cristiandad en el siglo III. En efecto, la herejía de Montano consistió, entre otras cosas, en un excesivo rigorismo, que llevó a los montanistas a negar la absolución a quienes habían cometido homicidio, apostasía, idolatría, adulterio y fornicación. (Sobre la modestia II, VII XIX)

 

Habiendo dejado así la Iglesia verdadera, testificó con sus palabras, a veces burlonas, que dentro de ella la cabeza universal era el Obispo de Roma.

 

III) Cómo testificó del papado al oponerse a él y a la verdadera Iglesia

 

A) La condena del montanismo por parte del obispo de Roma encaminó esta doctrina a toda la Iglesia.

 

Tertuliano afirma que un obispo de Roma del que no sabemos si es San Eleuterio, San Víctor, San Ceferino, o San Calixto fue montanista antes de cambiar de opinión bajo la influencia de Praxeas, seguidor de la herejía del monarquianismo. En realidad, esta afirmación es falsa. Aun así, es necesario tener este hecho en mente para comprender el siguiente pasaje de Tertuliano:

 

“Praxeas, en efecto, llevó al primero de Asia a Roma con este tipo de perversidad, un hombre de carácter inquieto, hinchado por el orgullo del martirio, por unos momentos de aburrimiento en una prisión de pocos días, incluso entonces que, si hubiera entregado su cuerpo a las llamas, no habría ganado nada, ya que no tiene el amor de Dios, cuyos dones ha destruido. El obispo de Roma ya reconoció las profecías de Montan, Prisca y Maximilla, y con este reconocimiento dio paz a las Iglesias de Asia y Frigia, cuando Praxea, al informarle cosas contradecían a los mismos Profetas y a sus iglesias, y defendiendo la autoridad de sus predecesores, lo obligó a revocar las cartas de paz que ya habían desaparecido, y lo desvió del propósito que tenía de recibir los nuevos dones. Praxeas en Roma, por lo tanto, prestó un doble servicio al diablo; echó fuera la profecía e introdujo la herejía; hizo huir al Paráclito y crucificó al Padre. Las malas hierbas sembradas por Praxeas habían dado fruto; porque "fue arrojada aquí donde estamos mientras la mayoría dormía," en la sencillez de la doctrina ". (Contra Praxeas 1)

 

¿Qué nos enseña este texto? Que, para Tertuliano, la admisión, ciertamente falsa en realidad, del montanismo por parte del obispo de Roma tuvo el efecto de dar “paz a las Iglesias de Asia y Frigia”. ¿Por qué esto sino por la jurisdicción universal de este Obispo? Además, el obispo de Roma supuestamente se retractó de sus cartas de paz y eso fue suficiente para arruinar la influencia de la secta, señaló Tertuliano con amargura. “Praxeas en Roma, por tanto, prestó un doble servicio al diablo; ahuyentó la profecía e introdujo la herejía; puso en fuga al Paráclito, y crucificó al Padre”, ¡es igualmente fuerte que un simple Obispo pueda hacer esto si realmente no tiene el rango de Cabeza de la Iglesia!

 

B) Tertuliano llama al Obispo de Roma “El Soberano Pontífice, es decir, el obispo de los obispos”.

 

Posteriormente, reprochó al Papa (no sabemos con certeza si es San Ceferino o San Calixto) por absolver a los adúlteros que estaban haciendo penitencia, lo que rechazó por sus excesos montanistas:

 

“En oposición a esto (modestia), ¿no podría haber actuado de disimulador? Escuché que incluso se ha dictado un edicto, y también uno perentorio. El Soberano Pontífice, es decir, el obispo de los obispos, emite un edicto: remito, a quienes han descargado (los requisitos del) arrepentimiento, los pecados tanto de adulterio como de fornicación. Oh edicto, en el que no se puede inscribir, ¡Buena acción! ¿Y dónde se depositará esta liberalidad? En el mismo lugar, supongo, en las mismas puertas de los apetitos sensuales, bajo los mismos títulos de los apetitos sensuales. Existe el lugar para promulgar tal arrepentimiento, donde la delincuencia misma acechará. Allí está el lugar para leer el perdón, donde se hará entrada con la esperanza del mismo. Pero es en la iglesia donde se lee este (edicto), y en la iglesia donde se pronuncia; ¡y (la iglesia) es virgen! ¡Lejos, lejos del prometido de Cristo, esté tal proclamación! Ella, la verdad, la modesta, la santa, estará libre de mancha hasta en las orejas. No tiene a quien hacer tal promesa; y si lo ha tenido, no lo logra; porque aún el templo terrenal de Dios pudo haber sido llamado por el Señor antes cueva de ladrones, que de adúlteros y fornicarios.” (Sobre la modestia 1)

 

1) El título de " Soberano Pontífice”

 

a) Qué significaba este título en ese momento

 

Dice que el Papa es “el Soberano Pontífice, es decir el obispo de los obispos”. Sería gravemente anacrónico pensar que llamó al Papa “pontífice soberano” de la misma manera que los católicos actuales llaman al Papa “pontífice soberano”. De hecho, originalmente “pontífice” proviene del latín “pontifex” que significa “el que hace el puente (sagrado)”, es decir, el que hace el puente entre el mundo de los hombres y el de los dioses. Así que los pontífices eran los sacerdotes paganos, y el " pontifex maximus " (el " pontífice soberano ¿Era el emperador? No fue hasta el siglo IV que el término adquirió un significado nuevo y extenso para designar a todos aquellos que se suponía que debían cerrar la brecha entre lo divino y lo humano, cualquiera que fuera su religión. Fue a finales del siglo IV cuando comenzamos a dar a los obispos cristianos el título de “pontífices”, y fue en ese momento cuando San Jerónimo en su traducción latina de la Biblia: la Vulgata traducía regularmente la palabra “sacerdote”. (judío) por “pontifex ".

 

b) Al aplicar este título al obispo de Roma, Tertuliano da testimonio de la analogía de su papel

 

También Tertuliano, llamando al obispo de Roma “pontífice soberano” para burlarse de él asociándolo con el papel pagano del emperador, testificó por analogía de lo que era el obispo de Roma para la Iglesia verdadera: el obispo de Roma fue para la Iglesia verdadera lo que el emperador fue para la religión pagana: la cabeza universal y el vínculo supremo entre lo divino y lo humano. De lo contrario, ¿por qué se habría burlado del obispo de Roma y no de ningún otro obispo no montanista?

 

C) El título de " obispo de obispos”

 

Además, esta interpretación se ve confirmada por el hecho de que lo llama “el obispo de los obispos ", ¡no se puede inventar! Si lo llama así, es porque es el papel que desempeña en el sentido de la verdadera Iglesia, y quiere crear una distorsión satírica entre ese papel y el error que sería suyo.

 

D) ¿Es realmente el obispo de Roma?

 

Pero, ¿estamos seguros de que Tertuliano se dirige al obispo de Roma? De hecho, el texto no lo dice. Pero todos los elementos externos a los textos nos lo indican.

 

1) Obvio por el contexto

 

Como vimos anteriormente en Contra Praxeas, fue a través de la oposición del obispo de Roma que el montanismo conoció su derrota universal. Entonces sería normal que Tertuliano calificara de esta manera a aquel cuya autoridad en la Iglesia es universal y que provocó la caída del Montanismo.

 

Además, al estudia la historia del Cristianismo, encontramos que ya hay muchos rastros de la existencia del Papado en ese momento, por lo que sería natural que fuera así en esta situación.

 

2) El testimonio del obispo norteafricano San Optato de Milevis

 

Apenas más de un siglo después de los hechos, un ilustre obispo del norte de África, San Optato de Milevis (fallecido c. 397) escribió las siguientes palabras en su refutación del hereje Parmeniano:

 

“Después de haber alabado el bautismo, creyó conveniente resucitar, por así decirlo, de entre los muertos, herejes que ya estaban muertos y, junto con sus herejías, sepultados en el olvido ---- y esto, aunque no solo sus errores, sino incluso sus nombres, eran desconocidos en toda África ---- Marción, Praxeas, Sabelio, Valentino, y el resto hasta a los Cataphrygae, todos los cuales fueron refutados en su tiempo por Victorinus de Pettau, por Zephyrinus de Roma, por Tertuliano de Cartago, y por otros campeones de la Iglesia Católica. ¿Por qué, entonces, hacer que una guerra con los muertos, que no tienen nada que ver con los asuntos de nuestro tiempo?” (Contra los Donatistas. Libro I, 9)

 

3) El testimonio de San Jerónimo

 

a) La afirmación de San Jerónimo

 

San Jerónimo (347-420) nos dice que fue en la Iglesia de Roma donde Tertuliano tuvo que luchar en este asunto:

 

“Fue presbítero de la iglesia hasta la mediana edad, luego impulsado por la envidia y el abuso del clero de la iglesia romana, se inclinó a la doctrina de Montano, y menciona la nueva profecía en muchos de sus libros.” (Los hombres ilustres 53)

 

b) La gravedad de este pasaje probablemente se deba a una falsificación ...

 

Uno puede preguntarse por qué San Jerónimo lleva un juicio tan severo sobre el clero romano. En primer lugar, debe saberse que esto no puede ser acusado contra el Papado, para convencerse de ello bastará con leer lo que podemos encontrar en los escritos de San Jerónimo confirmando el Ministerio del Papado. En segundo lugar, no es imposible que este pasaje de esta obra haya sido falsificado. De hecho, en otro lugar de la misma obra escribe hablando del obispo Cayo o Gayo que vivió en la época en cuestión:

 

“Gayo, obispo de Roma , en la época de Ceferino , es decir, en el reinado de Antonino, hijo de Severo, pronunció una disputa muy notable contra Próculo , seguidor de Montano , acusándolo de temeridad en su defensa de la nueva profecía. , y en el mismo volumen también enumerando sólo trece epístolas de Pablo , dice que la decimocuarta, que ahora se llama, A los hebreos , no es de él, y no es considerada entre los romanos hasta el día de hoy como por el apóstol Pablo.” (Los hombres ilustres 59)

 

Esto no concuerda con las palabras del mismo san Jerónimo sobre Tertuliano y su caída en el montanismo. De hecho, se dice allí que un sacerdote de Roma, que no podría haber actuado independientemente de su obispo, San Ceferino, “apoyó una discusión notable ", que se opone al “odio y los procedimientos escandalosos del clero de Roma "., que es más sobre el tema preciso del montanismo. Esto refuerza la idea de una falsificación: San Jerónimo no puede haber afirmado al mismo tiempo la apostasía en el montanismo de Tertuliano por " el odio y los procedimientos atroces del clero de Roma ", mientras afirmaba a Cayo, que ciertamente lo hizo. no tener ninguna característica, haber apoyado "una discusión notable contra Proculus, un sectario del montanismo”!

 

La idea de una falsificación no es descabellada: los arrianos falsificaron el pasaje de la misma obra dedicada al fortunatiano de Aquilea para hacer creer que se había adherido al arrianismo (capítulo 97), mientras que san Jerónimo escribía en otra parte sobre el mismo fortunatiano:

 

“Tampoco debe suponer que mi demanda sea pequeña. Se te pide que me des la perla del Evangelio, Mateo 13:46 las palabras del Señor, palabras puras, como la plata que de la tierra es probada y purificada siete veces en el fuego, me refiero a los comentarios de Fortunatiano” (Carta X. A Pablo, anciano de Concordia 3)

 

¡Y esto corresponde a su Comentario sobre los Evangelios, perdido y encontrado en 2012! ¡Los arrianos habrán hecho esto para desacreditar a la Iglesia de Roma, que fue la punta de lanza en la lucha contra su herejía!

 

c) ... o al resentimiento de San Jerónimo contra el clero romano, pero no contra el Papado

 

En tercer lugar, es muy posible que San Jerónimo aquí culpe al comportamiento del clero romano, sin embargo, sin apuntar al propio obispo de Roma. De hecho, san Jerónimo fue primero sacerdote de la diócesis de Roma, antes de tener que exiliarse primero en Antioquía y luego en Tierra Santa. ¿Y por qué se exilió? ¡Porque se oponía firmemente a la relajación que llegaba hasta la complacencia del paganismo! ¡Pero luego fue protegido por el Papa San Dámaso, por quien estaba lleno de alabanzas! A su muerte, el clero romano logró excluirlo a él y a San Jerónimo quien guardaba un fuerte rencor. También las mentes obstinadas siempre se sienten heridas por la resistencia que encuentran, y nada les es más ordinario que atribuir a los celos la contradicción de la que son objeto. Cuando reflexionamos sobre el carácter susceptible de san Jerónimo, entendemos sin dificultad que el ilustre doctor aprovechó la ocasión para poder desatar un maligno golpe contra un clero del que él mismo había tenido que quejarse.

 

Sin embargo, es más probable que la apostasía de Tertuliano no tuviera nada que ver con eso. Más bien, creemos que el montanismo de Tertuliano fue el resultado natural de sus tendencias personales. Lo que prueba es que, de principio a fin de sus escritos, se pueden discernir los principios y disposiciones que lo harían montanista. Uno de sus comentaristas dijo con gran certeza que, si Tertuliano no siempre fue Montanista, siempre fue Montanizan. Fue su pronunciado gusto por el ascetismo más rígido y su necesidad de autoridad inmediata, cortando toda angustia de la mente, lo que le llevó de antemano a acoger este movimiento montanista. A la autoridad de los obispos y tradiciones episcopales opuso los oráculos inmediatamente inspirados desde arriba a sus profetas y profetisas. Iba a encontrar todo lo que había convertido a Tertuliano en cristiano y católico. Por tanto, sólo debemos dar un valor mediocre a las investigaciones encaminadas a determinar cuáles son, entre los muchos escritos de Tertuliano, los que pertenecen a su época católica y los que se escribieron desde su paso al montanismo. Si varios de ellos pueden relacionarse con certeza con uno u otro período, hay otros que ya son montanistas en espíritu, punto de vista, doctrinas, y que sin embargo bien podrían haber sido escritos antes de su ruptura con la Iglesia.

 

Pero basta con estudiar los escritos de Tertuliano para convencerse de que la oposición del clero romano se explica por sí misma, sin necesidad de suponer motivos distintos del celo por la pureza de la fe.

 

Recordamos que esta severidad de san Jerónimo hacia el clero romano no se puede reprochar al papado.

 

d) Testimonio no obstante convincente sobre el origen romano de la oposición a Tertuliano

 

Sin embargo, si San Jerónimo pudo haber entendido mal las razones que habían inspirado a los adversarios de Tertuliano, su testimonio permanece inatacable en cuanto al fondo del hecho, a saber, la lucha entre el sacerdote de Cartago y la Iglesia romana. Siempre fiel a su misión de recordar a los innovadores que respeten la tradición, el sucesor de San Pedro alzó la voz para detener el progreso del Montanismo mediante un edicto perentorio. ¡Por eso el autor del Tratado de la “La modestia” se vuelve contra el Obispo de Roma para neutralizar el efecto de una condena de la que siente toda la fuerza!

 

D) Los demás testimonios externos que dio a la fe de la verdadera Iglesia

 

Ahora que está establecido que a quien se dirige Tertuliano en esta obra es al Obispo de Roma, esto significa que la verdadera Iglesia de la época aplicó al Obispo de Roma las prerrogativas que Tertuliano reprocha al Obispo de Roma reclamar para él.!

 

1) El obispo de Roma es llamado “cabeza de la Iglesia ".

 

Más adelante en la misma obra, queriendo negar al obispo de Roma el derecho de absolver a los adúlteros, Tertuliano evoca a los profetas, a Cristo y a los apóstoles a quienes reconoce el poder de perdonar tal pecado, pero afirmando que se trataba de un puro poder personal dado por Dios y manifestado por el don de obrar milagros. Quiere así negar al obispo de Roma el derecho de absolver el adulterio en virtud de su función única, sin presentar pruebas sobrenaturales de su misión:

 

“¡Pero tú, hombre apostólico! muéstrame tus ejemplos proféticos en este momento, y reconoceré la divinidad que obra por tu brazo, y luego reclamaré el poder de remitir prevaricaciones de esta naturaleza. Pero, si solo eres responsable de mantener la disciplina, Cabeza de la Iglesia, menos de mandar que de obedecer, ¿quién eres entonces y cuáles son tus derechos para conceder el perdón, tú que, sin mostrarte ni profeta ni apóstol, no has la virtud de aquel a quien pertenece perdonar?” (Sobre la modestia 21)

 

Lo llama “hombre apostólico” por la misma razón que antes: para crear una distorsión satírica entre este papel y el error que sería suyo. Entonces no se debe creer a partir de la segunda parte de la cita que la Iglesia de la época solo reconocía en el Obispo de Roma un papel de “mantenimiento de la disciplina ", porque en el espíritu de Tertuliano, tener el poder de perdonar va de la mano. mano con el carisma de la enseñanza, como con los apóstoles y profetas, y a fortiori Cristo.

 

2) Los Obispos de Roma heredan la prerrogativa de San Pedro de ser la piedra sobre la que se funda la Iglesia, tener las llaves del Reino de los Cielos y ser el eslabón de la comunión universal.

 

“Tomo nota de tu declaración, para preguntarte con qué título estás usurpando el derecho de la Iglesia. Si, porque el Señor dijo a Pedro: “Edificaré mi Iglesia sobre esta piedra; te he dado las llaves del reino de los cielos”, o bien: “Todo lo que atares o desatares en la tierra, será atado o desatado en el cielo” presumes que el poder de atar y de desatar ha llegado hasta ti, es decir, a toda la Iglesia que esté en comunión con Pedro, ¿Qué clase de hombre eres? Te atreves a pervertir y cambiar totalmente la intención manifiesta del Señor, que no confirió este privilegio más que a la persona de Pedro. “Sobre ti edificaré mi Iglesia”, le dijo El, “A ti te daré las llaves”, no a la Iglesia. “Todo lo que atares o desatares”, etc.” (Sobre la modestia 21)

 

Por un lado, vemos a Tertuliano dando testimonio de la fe de la Iglesia en el hecho de que la Iglesia está fundada en la persona de Pedro, sostenida infaliblemente por Cristo, eso es evidente (Mateo 16, 18) y es principalmente a Pedro quien recibió las llaves del Reino de los Cielos (Mateo 16, 19). Más abajo afirma que estos privilegios se referían únicamente a la persona de Pedro y no debían pasar “a la Iglesia ". Notamos, además, que es solo San Pedro quien es designado como habiendo recibido las llaves del Reino de los Cielos, no que Tertuliano negara que los otros apóstoles también lo recibieron, sino que testificó que es principalmente santo. Pedro quien las recibió como líder de los demás.

 

Por otro lado, lo vemos testificando que el Obispo de Roma reclama para él las promesas hechas a San Pedro: “Tomo nota de tu declaración, para preguntarte con qué título estás usurpando el derecho de la Iglesia. Si por lo que el Señor le dijo a Pedro: [Mateo 16, 18-19]; te imaginas con orgullo que el poder de atar y desatar ha bajado a ti” y que así, estas promesas descenderían a toda la Iglesia que se define a sí misma como “en comunión con Pedro”.

 

La conclusión de estos dos hechos es obvia: la verdadera Iglesia de la época fue definida "legalmente" como " en comunión con Pedro ", es decir con el Obispo de Roma, por lo tanto con el Obispo de Roma, y esto en virtud de que le correspondía al Obispo de Roma, por la sucesión de San Pedro, ser la actual encarnación de la roca de la fe contra la cual las puertas del infierno no pueden nada porque Cristo lo hace infalible (Mateo 16, 18) , y que a él le corresponde el rol de gobernar la Iglesia universal en virtud del poder de las llaves (Mateo 16, 19) , esta realidad ya se manifestó cuando Tertuliano se refirió a su rol de " mantener la disciplina " como " cabeza de la Iglesia ”.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética:

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


Desde el nacimiento hasta la muerte, toda nuestra existencia puede vivirse unida a Cristo. Los sacramentos acompañan este crecimiento.

 

¿Qué es un sacramento?

 

Sacramento proviene del latín sacramentum que significan “sacra" (sagrado) y “mentun” (medio). Por tanto, el sacramento es un medio sagrado destinado a la santificación de los fieles que lo reciben. Para los cristianos, es a través de los sacramentos que Dios les hace una señal, los desafía y los hace entrar en relación con Él, en su alianza.

 

Los sacramentos son entonces palabras, gestos (por ejemplo, poner las manos), signos y símbolos mediante los cuales el ser humano se comunica con Cristo para unirse a él (ver Catecismo de la Iglesia Católica #1146).

 

En el sacramento, el gesto del celebrante va acompañado de una palabra de Dios, signo visible, símbolo, expresión del don gratuito de Dios, de la gracia y de su acción en nuestra vida.

 

¿Cuál es el lugar de los sacramentos en el camino cristiano?

 

A través del sacramento, Cristo actúa y une a los creyentes en los hechos fundacionales de sus vidas. Él está presente. De hecho, los sacramentos marcan los momentos importantes y decisivos en la existencia del cristiano. "Está presente con su fuerza en los Sacramentos, de modo que, cuando alguien bautiza, es Cristo quien bautiza." (Concilio Vaticano II, Constitución sobre la liturgia Sacrosanctum Concilium, 7).

 

Los sacramentos marcan, acompañan la vida y el crecimiento humano. En conjunto, la existencia se puede vivir unida a Cristo.

 

¿Cuáles son los 7 sacramentos?

 

En el Evangelio, Jesús revela dos sacramentos. Primero, es bautizado por Juan el Bautista en el río Jordán, luego él, a su vez, bautiza a sus discípulos. Entonces Jesús instituye la Eucaristía en la Última Cena. La Última Cena es la última comida que toman con sus discípulos y tiene lugar la víspera de su muerte. Luego tomó vino y pan, los bendijo y se los dio a sus discípulos, diciendo: “Esto es mi cuerpo entregado por ustedes. Esta es mi sangre derramada por ustedes. Haced esto en memoria mía ".

 

Posteriormente, la Iglesia Católica gradualmente reconoció cinco más (es decir, siete en total): el bautismo , donde el cristiano se convierte en hijo de Dios; la confirmación , cuando el bautizado se convierte en testigo del Evangelio; la Eucaristía , que es la comunión más íntima con el misterio pascual; el matrimonio y la ordenación , que santifican el crecimiento del ser humano; la unción de los enfermos , que representa un apoyo en la enfermedad; y reconciliación , permitiendo en todo momento volverse a Dios y renovar la alianza con Él.

 

El Concilio de Trento en el siglo XVI, debido a que ciertos grupos estaban negando alguno de los sacramentos, tuvo que proclamar oficialmente que eran 7 sacramentos.

“Si alguno dijere, que los Sacramentos de la nueva ley no fueron todos instituidos por Jesucristo nuestro Señor; o que son más o menos que siete, es a saber: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Extremaunción, Orden y Matrimonio; o también que alguno de estos siete no es Sacramento con toda verdad, y propiedad; sea excomulgado.” (Concilio de Trento, Sesión VII, Canon I)

 

Hay tres niveles de sacramentos: los sacramentos de iniciación, mediante los cuales nos convertimos en cristianos, los sacramentos de servicio y los sacramentos de curación.

 

Los sacramentos de iniciación

 

El bautismo 

 

Nacimiento a la vida cristiana

 

Mediante el bautismo , nos configuramos con Cristo y, mediante el Espíritu Santo, nos convertimos en hijos del mismo Padre. Esta vida divina no es solo para recibirla, sino para vivirla. Ser bautizado es convertirse en cristiano.

 

El bautismo es el primero de los siete sacramentos. Fue establecido por Jesús y tiene una sólida base bíblica. Los evangelios relatan que Jesús fue bautizado por Juan el Bautista en el río Jordán (Mt 3: 13-17; Mc 1: 9-11; Lc 3: 21-22). Jesús modeló la recepción del bautismo. Jesús vio el valor espiritual del bautismo para sí mismo y, al hacerlo, mostró que los que creen en él también deben ser bautizados.

 

No está claro hasta qué punto Jesús llevó a cabo un ministerio bautismal. Por un lado, parece que Jesús bautizó a la gente. El Evangelio de Juan explica que, “Jesús y sus discípulos fueron a la región de Judea, donde pasó algún tiempo con ellos bautizando” (Jn 3, 22), y que “Jesús hacía y bautizaba más discípulos que Juan” (Jn 4: 1). Juan el Bautista dijo que Jesús “los bautizaría en Espíritu Santo y fuego” (Mt 3:11). Sin embargo, por otro lado, el cuarto Evangelio también dice que “Jesús mismo no bautizaba, solo sus discípulos” (Jn 4, 2).

 

Jesús instituyó el sacramento del bautismo cuando comisionó a sus discípulos antes de su ascensión. Les instruyó: “Id, pues, y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19).

 

La muerte de Jesús en la cruz salva a los pecadores, y el agua que fluyó de su costado (Jn 19:34) representa su gracia salvadora que se derrama sobre los creyentes en las aguas del bautismo.

 

El bautismo ocupó un lugar tan importante en la vida espiritual de la Iglesia primitiva que Juan el Evangelista entretejió imágenes bautismales en el encuentro entre Jesús y Pedro en el mar de Tiberíades. Cuando Pedro vio a Jesús, “se puso su manto”, que representa una prenda bautismal, y “saltó al mar” (Jn 21: 7), que representa las aguas del bautismo. Cuando Pedro dijo: “Sí, Señor, tú sabes que te amo” (Jn 21,15), hizo una profesión de fe, que equivale a las promesas bautismales.

 

Los discípulos tomaron en serio el encargo de Jesús y comenzaron un vigoroso ministerio bautismal. Pedro invitó a sus oyentes a “arrepentirse y bautizarse” (Hechos 2:38). Explicó que los que fueran bautizados serían perdonados de sus pecados y recibirían el don del Espíritu Santo, y “los que aceptaran su mensaje fueron bautizados, y ese día se agregaron unas 3.000 personas” (Hechos 2:41). También bautizó a Cornelio y a varios otros en Jope (Hechos 10:48).

 

Asimismo, Felipe se fue en un viaje misionero a Samaria donde "predicó el evangelio ... y el nombre de Jesucristo, [y] hombres y mujeres por igual fueron bautizados" (Hechos 8:12). También bautizó al mago Simón (Hechos 8:13). En otra ocasión, mientras Felipe viajaba por el camino de Jerusalén a Gaza, se encontró con un funcionario de la corte etíope y, después de explicarle las Escrituras, lo bautizó (Hechos 8:38).

 

El apóstol Pablo fue bautizado por Ananías después de su conversión (Hechos 9:18). Cuando Pablo llegó a Grecia, predicó por primera vez en Filipos, y una mujer llamada Lidia y toda su casa se bautizaron (Hechos 15: 13-15). Más tarde, Pablo fue encarcelado allí y, después de su liberación milagrosa, bautizó al carcelero y a su familia (Hechos 15:33). Cuando Pablo fue a Corinto, bautizó a Crispo y a muchos otros corintios (Hechos 18: 8), y luego a muchos más en Éfeso (Hechos 19: 5).

 

El bautismo está prefigurado en varios eventos del Antiguo Testamento: la creación del mundo cuando un viento impetuoso, el Espíritu, barrió las aguas (Gn 1: 2); el gran diluvio que marcó el fin del pecado y el comienzo del bien (Gn 7-8); el cruce del Mar Rojo cuando los israelitas fueron liberados por agua (Ex 14: 21-22); y cuando los israelitas cruzaron el río Jordán y entraron en la Tierra Prometida(Jos. 3: 14-17).

 

Las primeras personas que se bautizaron fueron adultos. Después de que Pedro pronunció su discurso de Pentecostés, “los que aceptaron su mensaje fueron bautizados” (Hechos 2:41). Se presume que estos conversos eran adultos porque debían tener la edad suficiente para aceptar el mensaje.

 

Después del segundo discurso de Pedro, “muchos de los que oyeron la palabra llegaron a creer” (Hechos 4: 4), y los infantes no tienen la edad suficiente para oír y comprender. Después de que los apóstoles obraron señales y prodigios, “se agregaron hombres y mujeres” (Hechos 5:14). El funcionario de la corte etíope era un adulto convertido (Hechos 8:38). También lo fueron Saulo (Hechos 9:18) y Cornelio (Hechos 10:48).

 

Pero casi de inmediato, el bautismo se extendió a los niños, probablemente también a los bebés. Cuando Pablo predicó en Filipos, no solo Lidia fue bautizada, sino también “su casa” (Hechos 16:15), que típicamente incluye a una madre, un padre e hijos. Fueron bautizados sobre la base de la fe de Lydia, incluidos los niños que, si eran muy pequeños, no habrían tenido la edad suficiente para decidir por sí mismos. Otros ejemplos de bautismos domésticos incluyen a las familias del carcelero (Hechos 16:33), Crispo (Hechos 18: 8) y Estéfanas (1 Corintios 1:16).

 

“La práctica del bautismo infantil es una tradición inmemorial de la Iglesia. Hay un testimonio explícito de esta práctica desde el siglo II en adelante ”(Catecismo de la Iglesia Católica).

 

Para aprender más sobre el sacramento del bautismo, se recomienda leer los numerales 1213 - 1284 del Catecismo de la Iglesia Católica.

 

La Confirmación

 

La fuerza para dar testimonio

 

A través de la confirmación, el bautizado recibe una fuerza especial del Espíritu Santo para proclamar el Evangelio, de palabra y, de hecho. Por tanto, este sacramento lo da el obispo, sucesor de los apóstoles.

 

Para aprender más sobre el sacramento de la confirmación, se recomienda leer los numerales 1285 - 1321 del Catecismo de la Iglesia Católica.

 

La Eucaristía

 

Fuente y cumbre de la vida cristiana

 

La Eucaristía - "acción de gracias" en griego - es la celebración de la muerte y resurrección de Cristo, presente en las especies del pan y del vino. El bautizado lo recibe para unirse a Él y fortalecerse en su vida de bautizado. Luego participa en el cuerpo y la sangre de Cristo.

 

Para aprender más sobre el sacramento de la eucaristía, se recomienda leer los numerales 1322 - 1419 del Catecismo de la Iglesia Católica.

 

Los sacramentos de curación 

 

El sacramento de la penitencia o reconciliación

 

Por un corazón nuevo

 

A través del sacramento de la reconciliación, quien se acerca con sinceridad a Dios reconociendo que ha herido la comunión con él, con los demás y con él mismo, al expresar su deseo de convertirse, recibe el perdón y la fuerza de Dios para retomar el camino.

 

Un gesto: la bendición del sacerdote que acoge al penitente.


Una palabra: “Que Dios nuestro Padre os muestre su misericordia; por la muerte y resurrección de su Hijo reconcilió al mundo con él y envió al Espíritu Santo para la remisión de los pecados: por el ministerio de la Iglesia él os conceda perdón y paz. "

 

Para aprender más sobre el sacramento de la penitencia o reconciliación, se recomienda leer los numerales 1422 – 1498 del Catecismo de la Iglesia Católica.

 

El sacramento de la unción de los enfermos

 

Paz y comodidad

 

El Sacramento de la Unción de los Enfermos brinda ayuda especial a los cristianos que enfrentan enfermedades graves o la vejez. Es el sacramento de la presencia de Cristo con nosotros en nuestra prueba.

 

Un gesto: unción de aceite santo en la frente y la imposición de manos.


Una palabra: “Por esta santa unción, que el Señor en su gran bondad os consuele por la gracia del Espíritu Santo. Así que, habiéndote librado de todos los pecados, que él te salve y te levante.  "

 

Para aprender más sobre el sacramento de la unción de los enfermos, se recomienda leer los numerales 1499 - 1532 del Catecismo de la Iglesia Católica.

Los sacramentos de servicio

 

El sacramento del orden

 

Sirviendo a la Iglesia

 

Mediante el sacramento del Orden , los diáconos, sacerdotes y obispos se consagran al servicio de Cristo y de la Iglesia.

 

Un gesto: la imposición de las manos del obispo sobre el ordenando.


Una palabra: la oración de consagración correspondiente al orden conferido (diaconado, presbiterio, episcopado).

 

Para aprender más sobre el sacramento del orden, se recomienda leer los numerales 1536 - 1600 del Catecismo de la Iglesia Católica.

 

El sacramento del matrimonio

 

Magnifica el amor

 

El matrimonio santifica la unión de una mujer y un hombre, para hacer un signo visible de la presencia y el amor de Dios por los hombres. El consentimiento de cada cónyuge hace que se de el matrimonio.

 

Para aprender más sobre el sacramento del matrimonio, se recomienda leer los numerales 1601 - 1666 del Catecismo de la Iglesia Católica.

 

Los sacramentos, la vida espiritual y material

 

También es posible trazar un paralelismo entre la vida espiritual y material y así aclarar la razón de este número 7: para vivir, preservarse, llevar una vida útil para uno mismo y para la sociedad, el hombre necesita nacer; crecer; nutrirse; cúrate a ti mismo cuando te enfermes; recuperar la fuerza perdida; ser guiado en la vida social por jefes con poder y autoridad; preservarse a sí mismo ya la raza humana mediante la legítima propagación de la especie. Es precisamente al establecer esta relación como inferimos las formas en que vive el alma.

 

Vida natural vida sobrenatural
Nacimiento Bautismo
Crecimiento Confirmación
Comida eucaristía
Medicamento Penitencia
asistencia santa unción
Gobierno Orden
Procreación Matrimonio


EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

___________________

 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética:

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


La sucesión apostólica es la sucesión de obispos, en líneas ininterrumpidas, que se remonta históricamente a los doce apóstoles originales.

 

¿Es ésta una creencia basada en las Escrituras, en la tradición o en ambas?

 

El lugar más claro en la Biblia que muestra la sucesión apostólica está en Hechos 1, 15-26. En los versos 15-19 Pedro está explicando la muerte de Judas y en el verso 20 dice "que su cargo lo ocupe otro." (Biblia de Navarra). La versión Reina Valera 1960 dice "Tome otro su oficio." En el verso 21-23 Pedro está explicando qué requisitos debe tener una persona para tomar el lugar de Judas y en los versos finales se lee Hechos 1, 24-26 "Y oraron así: -Tú, Señor, que conoces el corazón de todos, muestra a cuál de estos dos has elegido para ocupar el puesto en este ministerio y apostolado, del que desertó Judas para ir a su destino. Echaron suertes y la suerte recayó sobre Matías, que fue agregado a los once apóstoles.".

 

Así que muy claramente vemos que los apóstoles tenían ministerios que debían ser reemplazados. Otro verso que muestra el oficio de obispo es 1 Timoteo 3, 1 “Podéis estar seguros: si alguno aspira al episcopado, desea una noble función.”. San Pablo instruye a Timoteo sobre la sucesión apostólica en 2 Timoteo 2, 2 "y lo que me has escuchado, garantizado por muchos testigos, confíalo a hombres fieles que, a su vez, sean capaces de enseñar a otros." Así que en este último versículo tenemos 4 generaciones de sucesión apostólica. Comenzando con Pablo a Timoteo, de Timoteo a hombres fieles, y de hombres fieles a otros.

 

Ahora bien, ¿es realmente necesario lo de la sucesión apostólica? ¿No podemos simplemente tomar la biblia y leerla en oración y enseñar lo que leemos?

 

Para ver si la sucesión apostólica es necesaria necesitamos mirar en la biblia para ver si Jesús dio autoridad a los apóstoles. Tengan paciencia conmigo mientras repasamos rápidamente algunos versículos de las escrituras.

 

Juan 20, 21-23 Jesús da autoridad para perdonar el pecado.

 

Mateo 16, 16-19 Jesús da autoridad para atar y desatar en la tierra lo que sería atado y desatado en el cielo.

 

Mateo 18, 18 autoridad para atar y desatar.

 

Mateo 28, 18-20 autoridad para enseñar y bautizar

 

Lucas 10, 16 y 1 Juan 4, 6 autoridad para hablar por Jesús.

 

Así que sí, Jesús dio autoridad a los apóstoles e incluso lo vemos en acción en Hechos 15 en el concilio de Jerusalén. Hechos 15, 24-29 "puesto que hemos oído que algunos salidos de entre nosotros -pero que nosotros no hemos enviado- os han desconcertado con sus palabras y os han llenado de inquietud, unánimemente nos ha parecido oportuno elegir a unos hombres y enviarlos donde vosotros en compañía de nuestros queridísimos Bernabé y Pablo, hombres que han entregado su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Enviamos por lo tanto a Judas y Silas, que os comunicarán de palabra estas mismas cosas; porque hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros no imponeros más cargas que las necesarias: abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de los animales estrangulados y de la fornicación. Obraréis bien al guardaros de estas cosas. Que tengáis salud".

 

En estos versos es importante notar que en el verso 24 la gente salió a enseñar la fe sin autorización de los apóstoles. También ver (Romanos 10, 15 "¿Y cómo predicarán, si no hay enviados? Según está escrito: "¡Qué hermosos los pies" "de los que anuncian la Buena Nueva!") También vemos en estos versos que ellos ejercieron el atar y desatar que los cristianos gentiles no necesitan seguir la ley de Moisés y ser circuncidados pero necesitan abstenerse de comer carne de animales estrangulados, de sangre y de comida sacrificada a los ídolos.

 

Así que ahora que vemos la autoridad dada y ejercida necesitamos hacer la pregunta: ¿Las cosas que necesitaban de la autoridad eran sólo para el primer siglo o iban a durar hasta la segunda venida?

 

Así que volviendo a esos versos rápidamente: Sí, el perdón de los pecados duraría hasta la segunda venida. ¿Cuál sería el punto de cumplir la ley del antiguo testamento de confesión a los sacerdotes (Levítico 5, 5-6) dando a los apóstoles la autoridad para perdonar el pecado si la confesión iba a cesar con el último apóstol?

 

La autoridad para atar y desatar se refiere a la enseñanza e interpretación de las escrituras, similar a los pronunciamientos halájicos hechos por los fariseos sobre las leyes no escritas en las escrituras judías. Jesús mismo le dice a la gente en Mateo 23, 3 "Haced y cumplid todo cuanto os digan; pero no obréis como ellos, pues dicen pero no hacen." hablando de lo que dicen los fariseos. Así que si necesitamos a alguien que interprete con autoridad las Escrituras y que nos diga lo que es espiritualmente bueno para nosotros y lo que no lo es y necesita durar hasta la segunda venida. La autoridad para enseñar y bautizar. Hablamos de enseñar pero que hay de bautizar. Sin el bautismo no nacemos de nuevo (Juan 3, 5), algo que Jesús dice que necesitamos para entrar en el reino de los cielos. Ya que llegar al cielo seria el punto entero de la venida de Jesus entonces si necesitamos el bautismo para durar hasta la segunda venida.

 

Así que ahora que vemos que la autoridad pasó de Jesús a los apóstoles y la necesidad de ser transmitida continuamente a través de las generaciones, la pregunta es ahora: ¿Cómo se transmite esta autoridad a las siguientes generaciones?

 

La respuesta es a través de la imposición de manos en la ordenación.

 

1 Tim 4, 14 "No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio."

 

1 Tim 5, 22 "No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro."

 

2 Tim 1, 6 "Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos."

 

Si piensas en ello, en muchas denominaciones protestantes para llegar a ser un pastor uno tiene que ser ordenado por alguien, por un grupo de personas ordenadas, o considerado conocedor de cursos universitarios en la tradición de fe particular y es aprobado por un panel de miembros de la comunidad eclesial. Entonces, ¿en qué momento de la historia se puede rastrear esta ordenación o tipo de ordenación? En algún momento alguien se designó a sí mismo con la autoridad para enseñar y ordenar. Todos los que se han convertido a la Iglesia Católica se han dado cuenta de esta. Por ejemplo la tradición de los menonitas sólo se remonta al siglo XVI.

 

¿La sucesión apostólica es cosa de los católicos o también la tienen otros grupos?

Hay un número de ortodoxos orientales que tienen una sucesión apostólica válida. Estos grupos sostienen la mayoría, si no todas, las doctrinas católicas, excepto que ya no reconocen la primacía de Pedro y su sucesor con autoridad preeminente sobre los otros patriarcados. Como tienen una sucesión apostólica válida, tienen sacramentos válidos. Aquí hay una lista de algunas de las iglesias ortodoxas que reclaman la sucesión apostólica con los apóstoles.

 

- El Patriarcado de Constantinopla reclama la sucesión ininterrumpida del Trono de San Andrés.

- La Iglesia Ortodoxa Griega de Alejandría reclama la sucesión ininterrumpida al Trono de San Marcos

- La Iglesia Ortodoxa Rusa reclama la sucesión ininterrumpida en el Trono de San Andrés

- La Iglesia Apostólica Armenia reclama la sucesión ininterrumpida en los tronos de San Bartolomé y San Tadeo (Judas)

- La Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría reclama la sucesión ininterrumpida en el Trono de San Marcos

- La Iglesia Ortodoxa Siria de Malankara (India) reclama la sucesión ininterrumpida en el Trono de Santo Tomás

- La Iglesia Ortodoxa de Chipre reclama la sucesión ininterrumpida en el Trono de San Bernabé

- La Iglesia Ortodoxa Etíope reclama la sucesión en el Trono de San Felipe

- El Patriarca ortodoxo griego de Jerusalén reclama la sucesión en el trono de Santiago el Justo

 

¿Qué dicen los primeros padres de la Iglesia sobre la sucesión apostólica?

 

Bastante, pero he aquí algunas citas.

 

Cipriano de Cartago, Carta 69 (75), 3 (año 253)

“La Iglesia es una sola, y así como ella es una, no se puede estar a la vez dentro y fuera de la Iglesia. Porque si la Iglesia está con doctrina del (hereje) Novaciano, entonces está en contra del (Papa) Cornelio. Pero si la Iglesia está con Cornelio, el cual sucedió en su oficio al obispo (de Roma) Fabián mediante una ordenación legítima, y al cual el Señor, además del honor del sacerdocio concedió el honor del martirio, entonces Novaciano está fuera de la Iglesia; ni siquiera puede ser considerado como obispo, ya que no sucedió a ninguno, y despreciando la tradición evangélica y apostólica, surgió por su propia cuenta. Porque ya sabemos que quien no fue ordenado en la Iglesia no pertenece a ella de ningún modo”.

 

Firmiliano de Cesárea, Carta a Cipriano (alrededor del año 256)

“De modo que el poder de perdonar los pecados fue dado (por Cristo) a los apóstoles, y a las iglesias fundadas por ellos, y a los obispos que los sucedieron al ser ordenados en su lugar (qui iis ordinatione vicaria successerunt)”.

 

Ireneo de Lyon [120-180 d.C.] Adversus Haereses (Libro IV, capítulo 26)

"Corresponde obedecer a los presbíteros que están en la Iglesia, aquellos que, como he demostrado, poseen la sucesión de los apóstoles; aquellos que, junto con la sucesión del episcopado, han recibido el carisma infalible de la verdad, según el beneplácito del Padre. Pero [también corresponde] tener en sospecha a otros que se apartan de la sucesión primitiva, y se reúnen en cualquier lugar, ya sea como herejes de mente perversa, o como cismáticos hinchados y autocomplacientes, o también como hipócritas, que actúan así por causa del lucro y la vanagloria. Porque todos ellos han caído de la verdad".

 

Jerónimo, Carta 14:8 (año 396)

“Lejos de mí el hablar contra uno sólo de estos clérigos que, perteneciendo a la sucesión que viene desde los apóstoles, confeccionan por sus santas palabras el Cuerpo de Cristo, y por cuyos esfuerzos hemos llegado a ser cristianos”.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

___________________

 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética:

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


San Ignacio de Antioquía es uno de los Padres Apostólicos, estos Padres de la Iglesia fueron enseñados por los mismos apóstoles. Por tanto, es un testigo privilegiado de la Tradición. También aquí se va a mostrar cuál fue su enseñanza sobre la jerarquía eclesiástica.

 

Aquí están los puntos que se trataran en este artículo:

 

I) La autoridad de San Ignacio de Antioquía

II) Su enseñanza sobre la jerarquía Obispos-sacerdotes-diáconos

III) Su testimonio del papado

A) La Iglesia de Roma " preside la región de los romanos "

B) Ignacio reconoce en Roma el poder de la enseñanza y del mando

C) Ignacio confía la Iglesia de Siria a la caridad de la Iglesia de Roma

 

I) La autoridad de San Ignacio de Antioquía

San Ignacio de Antioquía nació alrededor del año 35 d.C. en Siria. Recibió la enseñanza de los Santos Apóstoles Pedro y Juan que lo convirtió en uno de los Padres de la Iglesia llamados Padres Apostólicos porque había conocido a los Apóstoles. Fue el tercer obispo de Antioquía (c. 68-c. 107). Fue apodado Teóforo , que significa portador de Dios . Fue deportado a Roma donde murió en la arena, devorado por bestias entre el 107 y el 110 bajo el emperador Trajano .

 

Es conocido por las cartas que dejó a los cristianos en el camino a su deportación a Roma. Durante mucho tiempo, los escritores protestantes se negaron a reconocer la autenticidad de estas cartas. Pero los historiadores protestantes más eruditos y serios han regresado. El historiador protestante Adolph von Harnack ha puesto fin a las dudas y reconoce el gran interés de estas cartas en los siguientes términos:

 

“Su valía personal (la de San Ignacio de Antioquía) como cristiano y como escritor lo acerca más que todos los demás a los grandes apóstoles Pablo y Juan, aunque todavía está lejos de ello. Al mismo tiempo, representa tan bien a la Iglesia naciente que es precisamente por la razón por la que muchos estudiosos que protestaban hace más de dos siglos, se negaron a reconocer en sus cartas documentos auténticos de la época de Trajano. las cartas de Ignacio son lo más magnífico que nos ha dejado esta época; nos deleitan con la llama y el resplandor de un alma que anhela ser arrancada de la tierra por una muerte espantosa y celestial. "

 

La apreciación de Harnack sugiere que San Ignacio tiene palabras puramente católicas. Y esto es demasiado cierto como veremos.

 

Agregamos que estos testimonios son particularmente significativos y convincentes en más de una forma. De hecho, además de ser él mismo discípulo de los apóstoles, son sobre todo factores externos los que abogan a su favor. Primero escribe a las Iglesias de Asia Menor. Sin embargo, como esta región fue irradiada por la enseñanza de San Juan, que acabó con su vida en Éfeso, hasta entre el 98 y el 106. En efecto:

 

“Juan regresó bajo el mando de Nerva a Éfeso, donde permaneció hasta el reinado de Trajano. Usó este tiempo para fundar y dirigir iglesias en Asia.” (San Jerónimo , Los Hombres Ilustres , IX )

 

Eusebio de Cesarea desarrolla este episodio de la siguiente manera:

 

“Por entonces, el apóstol y evangelista Juan, aquel a quien Jesús amaba, todavía estaba con vista en Asia y continuaba allí cuidando de la iglesia tras volver del destierro de la isla, una vez que hubo muerto Domiciano.

 

Bastarán los testigos para garantizar que entonces Juan todavía vivía, pues ambos son fidedignos y reconocidos en la ortodoxia de la iglesia. Se trata de Ireneo y de Clemente de Alejandría.

 

El primero, en algún punto del libro II de Contra las herejías, escribe lo siguiente: «Y todos los ancianos de Asia que mantienen contactos con Juan, el discípulo del Señor, dan testimonio de que lo transmite Juan, pues permaneció con ellos hasta los tiempos de Trajano».

 

También el libro III de la misma obra expone así: «Pero incluso la iglesia de Éfeso, puesto que la fundó Pablo y que Juan permaneció en ella hasta los tiempos de Trajano, es un testimonio verdadero de la tradición de los apóstoles».

 

Por otro lado, Clemente indica el mismo tiempo, y añadió un relato, indispensable para aquellos que gustan de oir cosas hermosas y de algún provecho, a la obra que tituló ¿Quién es el rico que se salva? Así pues, tómala y lee lo que allí se halla escrito:

 

«Oye este rumor, que no es un rumor, sino una tradición sobre el apóstol Juan, transmitida y conservada en la memoria. Así pues, cuando murió el tirano, Juan pasó de la isla de Patmos a Éfeso. De allí salía, cuando se lo pedían, a las regiones vecinas de los gentiles, ya fuera para establecer obispo, para dirigir iglesias enteras o para designar algún sacerdote de los que habían sido elegidos por el Espíritu.” (Historia Eclesiástica, III, 23, 1-6 )

 

San Ignacio escribió sus cartas hacia el año 107. Así que nunca habría escrito semejante error a un lector que había sido enseñado hasta unos años antes (y quizás incluso el año anterior) por San Juan, so pena de no tener credibilidad. Y la recepción de estas cartas por parte de los cristianos de Asia Menor fue extremadamente desfavorable. San Policarpo de Esmirna (c. 69-155), otro discípulo de San Juan, atestigua su veneración, así como la de la Iglesia de Filipos (y, por tanto, probablemente de toda Asia Menor) por estas cartas:

 

"Me escribisteis, y también Ignacio, pidiéndome que si alguno fuera a Siria llevara consigo las cartas vuestras. Y esto es lo que haré si tengo una buena oportunidad, sea yo mismo o aquel a quien enviaré como embajador en vuestro nombre también. Las cartas de Ignacio que él me envió, y tantas otras cartas como hay en posesión nuestra, os las enviamos, según nos encargasteis; y van incluidas con esta carta; de ellas vais a recibir gran beneficio. Porque hay en ellas fe y resistencia y toda clase de edificación, que pertenece a nuestro Señor. Además, respecto al mismo Ignacio y a los que estaban con él, si es que tenéis noticias fidedignas, dádnoslas a conocer.” (Carta a los Filipenses, XIII).

 

Y en segundo lugar, San Ignacio estaba siendo deportado a Roma para ser ejecutado en la arena. Y cuando se entera de que los cristianos de Roma quieren obtener su perdón, les insta a no hacer nada al respecto para poder ofrecer su martirio a Dios (Carta a los Romanos, IV-VI). Estaba condenado a muerte y no quería salvarse, por lo que sabía que no era el momento de difundir herejías.

 

II) Su enseñanza sobre la jerarquía de los obispos, sacerdotes y diáconos

 

"Por lo tanto es apropiado que andéis en armonía con la mente del obispo; lo cual ya lo hacéis. Porque vuestro honorable presbiterio, que es digno de Dios, está a tono con el obispo, como si fueran las cuerdas de una lira. Por tanto, en vuestro amor concorde y armonioso se canta a Jesucristo. Y vosotros, cada uno, formáis un coro, para que estando en armonía y concordes, y tomando la nota clave de Dios, podáis cantar al unísono con una sola voz por medio de Jesucristo al Padre, para que Él pueda oíros y, reconocer por vuestras buenas obras que sois miembros de su Hijo. Por tanto os es provechoso estar en unidad intachable, a fin de que podáis ser partícipes de Dios siempre.

 

Porque si en un período tan breve tuve tal trato con vuestro obispo, que no fue a la manera de los hombres sino en el Espíritu, cuánto más os felicito de que estéis íntimamente unidos a él como la Iglesia lo está con Jesucristo y como Jesucristo lo está con el Padre, para que todas las cosas puedan estar armonizadas en unidad. Que nadie se engañe. Si alguno no está dentro del límite del altar, carece de pan [de Dios]. Porque si la oración de uno y otro tiene una fuerza tan grande, ¡cuánto más la del obispo y la de toda la Iglesia! Por lo tanto, todo el que no acude a la congregación, con ello muestra su orgullo y se ha separado él mismo; porque está escrito: Dios resiste a los soberbios. Por tanto tengamos cuidado en no resistir al obispo, para que con nuestra sumisión podamos entregarnos nosotros mismos a Dios.

 

Y en proporción al hecho de que un hombre vea que su obispo permanece en silencio, debe reverenciarle aún más. Porque a todo aquel a quien el Amo de la casa envía para ser mayordomo de ella, debe recibírsele como si fuera el que le envió. Simplemente, pues, deberíamos considerar al obispo como al Señor mismo. Ahora bien, Onésimo, de su propia iniciativa os alaba en gran manera por vuestra conducta ordenada en Dios, porque todos vivís en conformidad con la verdad, y no hay herejía alguna que halle albergue entre vosotros; es más, ni aun escucháis a nadie si habla de otras cosas excepto lo que se refiere a Jesucristo en verdad.” (Carta a los Efesios IV, V y VI)

 

"Sí, y os corresponde a vosotros también no tomaros libertades por la juventud de vuestro obispo, sino, según el poder de Dios el Padre, rendirle toda reverencia, tal como he sabido que los santos presbíteros tampoco se han aprovechado de la evidente condición de su juventud, sino que le han tenido deferencia como prudente en Dios; no ya a él, sino al Padre de Jesucristo, a saber, el Obispo de todos. Por tanto, por el honor de Aquel que os ha deseado, es apropiado que seáis obedientes sin hipocresía. Porque un hombre no engaña a este obispo que es visible, sino que intenta engañar al otro que es invisible; y en este caso debe contar no con carne sino con Dios, que conoce las cosas escondidas.

 

Por tanto, es apropiado que no sólo seamos llamados cristianos, sino que lo seamos; tal como algunos tienen el nombre del obispo en sus labios, pero en todo obran aparte del mismo. Estos me parece que no tienen una buena conciencia, por cuanto no se congregan debidamente según el mandamiento.

 

Siendo así, pues, que en las personas antes mencionadas yo os contemplé a todos vosotros en fe y os abracé, os aconsejo que seáis celosos para hacer todas las cosas en buena armonía, el obispo presidiendo a la semejanza de Dios y los presbíteros según la semejanza del concilio de los apóstoles, con los diáconos también que me son muy caros, habiéndoles sido confiado el diaconado de Jesucristo, que estaba con el Padre antes que los mundos y apareció al fin del tiempo. Por tanto, esforzaos en alcanzar conformidad con Dios y tened reverencia los unos hacia los otros; y que ninguno mire a su prójimo según la carne, sino que os améis los unos a los otros siempre en Jesucristo. Que no haya nada entre vosotros que tenga poder para dividiros, sino permaneced unidos con el obispo y con los que presiden sobre vosotros como un ejemplo y una lección de incorruptibilidad.

 

Por tanto, tal como el Señor no hizo nada sin el Padre, [estando unido con Él], sea por sí mismo o por medio de los apóstoles, no hagáis nada vosotros, tampoco, sin el obispo y los presbíteros. Y no intentéis pensar que nada sea bueno para vosotros aparte de los demás: sino que haya una oración en común, una suplicación, una mente, una esperanza, un amor y un gozo intachable, que es Jesucristo, pues no hay nada que sea mejor que El. Apresuraos a congregaros, como en un solo templo, Dios; como ante un altar, Jesucristo, que vino de un Padre y está con un Padre y ha partido a un Padre.” (Carta a los Magnesios III, IV, VI y VII)

 

“Por cuanto como respuesta de mi oración a Dios me ha sido concedido ver vuestros rostros piadosos, de modo que he obtenido aún más de lo que había pedido; porque llevando cadenas en Cristo Jesús espero saludaros, si es la divina voluntad que sea contado digno de llegar hasta el fin; porque el comienzo ciertamente esta bien ordenado, si es que alcanzo la meta, para que pueda recibir mi herencia sin obstáculo. Porque temo vuestro mismo amor, que no me cause daño; porque a vosotros os es fácil hacer lo que queréis, pero para mí es difícil alcanzar a Dios, a menos que seáis clementes conmigo.

 

Nunca habéis recibido a nadie de mala gana; fuisteis los instructores de otros. Y mi deseo es que las lecciones que impartís como maestros las confirméis. Rogad, sólo, que yo tenga poder por dentro y por fuera, de modo que no sólo pueda decirlo, sino también desearlo; que pueda no sólo ser llamado cristiano, sino que lo sea de veras. Porque si resulto serlo, entonces puedo ser tenido como tal, y considerado fiel, cuando ya no sea visible al mundo. Nada visible es bueno. Porque Dios nuestro Dios Jesucristo, estando en el Padre, es el que es más fácilmente manifestado. La obra no es ya de persuasión, sino que el Cristianismo es una cosa de poder, siempre que sea aborrecido por el mundo.

 

Escribo a todas las iglesias, y hago saber a todos que de mi propio libre albedrío muero por Dios, a menos que vosotros me lo estorbéis. Os exhorto, pues, que no uséis de una bondad fuera de sazón. Dejadme que sea entregado a las fieras puesto que por ellas puedo llegar a Dios. Soy el trigo de Dios, y soy molido por las dentelladas de las fieras, para que pueda ser hallado pan puro [de Cristo]. Antes atraed a las fieras, para que puedan ser mi sepulcro, y que no deje parte alguna de mi cuerpo detrás, y así, cuando pase a dormir, no seré una carga para nadie. Entonces seré verdaderamente un discípulo de Jesucristo, cuando el mundo ya no pueda ver mi cuerpo. Rogad al Señor por mí, para que por medio de estos instrumentos pueda ser hallado un sacrificio para Dios. No os mando nada, cosa que hicieron Pedro y Pablo. Ellos eran apóstoles, yo soy un reo; ellos eran libres, pero yo soy un esclavo en este mismo momento. Con todo, cuando sufra, entonces seré un hombre libre de Jesucristo, y seré levantado libre en Él. Ahora estoy aprendiendo en mis cadenas a descartar toda clase de deseo.

 

Desde Siria hasta Roma he venido luchando con las fieras, por tierra y por mar, de día y de noche, viniendo atado entre diez leopardos, o sea, una compañía de soldados, los cuales, cuanto más amablemente se les trata, peor se comportan. Sin embargo, con sus maltratos paso a ser de modo más completo un discípulo; pese a todo, no por ello soy justificado. Que pueda tener el gozo de las fieras que han sido preparadas para mí; y oro para que pueda hallarlas pronto; es más, voy a atraerlas para que puedan devorarme presto, no como han hecho con algunos, a los que han rehusado tocar por temor. Así, si es que por sí mismas no están dispuestas cuando yo lo estoy, yo mismo voy a forzarlas. Tened paciencia conmigo. Sé lo que me conviene. Ahora estoy empezando a ser un discípulo. Que ninguna de las cosas visibles e invisibles sientan envidia de mí por alcanzar a Jesucristo. Que vengan el fuego, y la cruz, y los encuentros con las fieras [dentelladas y magullamientos], huesos dislocados, miembros cercenados, el cuerpo entero triturado, vengan las torturas crueles del diablo a asaltarme. Siempre y cuando pueda llegar a Jesucristo.” (Carta a los filadelfianos I, III, IV y V)

 

" [Pero] evitad las divisiones, como el comienzo de los males. Seguid todos a vuestro obispo, como Jesucristo siguió al Padre, y al presbiterio como los apóstoles; y respetad a los diáconos, como el mandamiento de Dios. Que nadie haga nada perteneciente a la Iglesia al margen del obispo. Considerad como eucaristía válida la que tiene lugar bajo el obispo o bajo uno a quien él la haya encomendado. Allí donde aparezca el obispo, allí debe estar el pueblo; tal como allí donde está Jesús, allí está la iglesia universal. No es legítimo, aparte del obispo, ni bautizar ni celebrar una fiesta de amor; pero todo lo que él aprueba, esto es agradable también a Dios; que todo lo que hagáis sea seguro y válido.” (Carta a los esmirniotas VIII)

 

"Porque cuando sois obedientes al obispo como a Jesucristo, es evidente para mí que estáis viviendo no según los hombres sino según Jesucristo, el cual murió por nosotros, para que creyendo en su muerte podamos escapar de la muerte. Es necesario, por tanto, como acostumbráis hacer, que no hagáis nada sin el obispo, sino que seáis obedientes también al presbiterio, como los apóstoles de Jesucristo nuestra esperanza; porque si vivimos en El, también seremos hallados en Él. Y, del mismo modo, los que son diáconos de los misterios de Jesucristo deben complacer a todos los hombres en todas las formas. Porque no son diáconos de carne y bebida sino siervos de la Iglesia de Dios. Es propio, pues, que se mantengan libres de culpa como si fuera fuego.

 

De la misma manera, que todos respeten a los diáconos como a Jesucristo, tal como deben respetar al obispo como tipo que es del Padre y a los presbíteros como concilio de Dios y como colegio de los apóstoles. Aparte de ellos no hay ni aun el nombre de iglesia. Y estoy persuadido que pensáis de esta forma en lo que respecta a estas cuestiones; porque he recibido la muestra de vuestro amor, y la tengo conmigo, en la persona de vuestro obispo, cuyo comportamiento es una gran lección, cuya mansedumbre es poder; un hombre a quien creo que incluso los impíos prestan reverencia. Siendo así que os amo, os trato con blandura, aunque es posible que escriba de modo más estricto en su favor; pero no creí que tuviera competencia para hacerlo, y que, siendo un reo, os dé órdenes como si fuera un apóstol.” (Carta a los Tralianos II y III)

 

" Es apropiado que todos los hombres y mujeres, también, cuando se casan, se unan con el consentimiento del obispo, para que el matrimonio sea según el Señor y no según concupiscencia. Que todas las cosas se hagan en honor de Dios.". (Carta a Policarpo V)

 

III) Su testimonio sobre el papado

 

En tres ocasiones, en su Carta a los Romanos, hace afirmaciones que no pueden sino indicar la primacía no sólo del honor, sino también de la jurisdicción, así como la misión docente de la Iglesia romana.

 

A) La Iglesia de Roma "preside la región de los romanos”

 

El primero de estos tres pasajes es el incipit de la Carta, y es también a menudo el único pasaje utilizado -porque es el único pasaje que conocen- por la mayoría de los apologistas del papado que invocan esta Carta:

 

"Ignacio, que es llamado también Teóforo, a aquella que ha hallado misericordia en la benevolencia del Padre Altísimo y de Jesucristo su único Hijo; a la iglesia que es amada e iluminada por medio de la voluntad de Aquel que quiso todas las cosas que son, por la fe y el amor a Jesucristo nuestro Dios; a la que tiene la presidencia en el territorio de la región de los romanos, siendo digna de Dios, digna de honor, digna de parabienes, digna de alabanza, digna de éxito, digna en pureza, y teniendo la presidencia del amor, andando en la ley de Cristo y llevando el nombre del Padre; iglesia a la cual yo saludo en el nombre de Jesucristo el Hijo del Padre; a los que en la carne y en el espíritu están unidos a cada uno de sus mandamientos, siendo llenos de la gracia de Dios sin fluctuación, y limpiados de toda mancha extraña; salutaciones abundantes en Jesucristo nuestro Dios en su intachabilidad." (Carta a los romanos, incipit).

 

San Ignacio también escribió cartas a otras iglesias -las de Éfeso, Magnesia, Filadelfia, Esmirna y Tralles-, cada una de las cuales comenzó con una serie de alabanzas similares. Pero, por un lado, estas series de panegíricos son siempre de menor importancia y, por otro, nunca se menciona la "presidencia" y menos aún la "presidencia del amor". Para él, por tanto, existe una superioridad incuestionable de la Iglesia de Roma sobre las demás, y esta superioridad consiste en un poder de gobierno.

 

Esto no sólo es evidente a partir de una simple lectura del texto, sino que también se confirma con un análisis del texto griego original. Pues el texto original traduce "que preside la asamblea universal de la caridad" como προκαθημἑνη τῆς ἀγἁπης. ¿Cómo deben entenderse estas expresiones? El obispo Louis DUCHESNE da a la palabra ἀγἁπη, "caridad o amor", un significado concreto, el de "hermandad", es decir, "toda la cristiandad", la sociedad cristiana, y a la palabra προκαθημἑνη el de "presidente por la autoridad" propiamente dicha; el pasaje de Ignacio de Antioquía significaría así que la Iglesia romana es "la cabeza de la cristiandad", aproximadamente nuestra fórmula actual: "madre y señora de todas las iglesias". "El significado más natural de este lenguaje es que la Iglesia romana preside todas las iglesias. Como el obispo preside en su Iglesia las obras de caridad, así la Iglesia romana preside estas mismas obras en toda la cristiandad" (Les Origines chrétiennes, página 128).

 

Este es el significado más seguro desde el punto de vista emocional. En primer lugar el significado natural de προκαθησται es "ser la cabeza", "tener la presidencia", en segundo lugar el contexto es favorable a esta interpretación: justo arriba, en este mismo incipit, la palabra tiene ciertamente este último significado: "la Iglesia que preside en la región de los romanos", es decir la Iglesia que está a la cabeza de la comunidad de Roma.

 

Por último, recordemos que esta identificación de la Iglesia de Roma con "la cabeza" debe recordarnos lo que dicen las Sagradas Escrituras sobre la Iglesia, a saber, que es el cuerpo del que Cristo es la cabeza: Romanos 12, 4-5 ; 1 Corintios 12, 13 ; Colosenses 1, 18. 24; expresión que también utiliza San Ignacio:

 

" Por lo tanto es apropiado que andéis en armonía con la mente del obispo; lo cual ya lo hacéis. Porque vuestro honorable presbiterio, que es digno de Dios, está a tono con el obispo, como si fueran las cuerdas de una lira. Por tanto, en vuestro amor concorde y armonioso se canta a Jesucristo. Y vosotros, cada uno, formáis un coro, para que estando en armonía y concordes, y tomando la nota clave de Dios, podáis cantar al unísono con una sola voz por medio de Jesucristo al Padre, para que Él pueda oíros y, reconocer por vuestras buenas obras que sois miembros de su Hijo. Por tanto os es provechoso estar en unidad intachable, a fin de que podáis ser partícipes de Dios siempre.” (Carta a los Efesios, IV)

 

"Evitad, pues, estos viles retoños que producen un fruto mortal, que si uno lo prueba, al punto muere. Porque estos hombres no son plantados por el Padre; porque si lo fueran, se vería que son ramas de la cruz, y su fruto imperecedero —la cruz por la cual El, por medio de su pasión, nos invita, siendo sus miembros—. Ahora bien, no es posible hallar una cabeza sin miembros, siendo así que Dios promete unión, y esta unión es Él mismo.” (Carta a los Tralianos, XI)

 

En San Ignacio de Antioquía, pues, hay una analogía entre la Iglesia de Roma y Cristo, y esta analogía radica en el papel de la Iglesia como cabeza. Esta es exactamente la doctrina católica actual del obispo de Roma, "vicario de Cristo", primer ministro de Cristo, rey del nuevo reino de Israel que es la Iglesia.

 

B) Ignacio reconoce el poder de enseñanza y mando de Roma

 

En el segundo pasaje Ignacio indica que es la Iglesia a la que se dirige la que tiene el poder de enseñar y gobernar a los demás, el texto habla por sí mismo:

 

" Nunca habéis recibido a nadie de mala gana; fuisteis los instructores de otros. Y mi deseo es que las lecciones que impartís como maestros las confirméis.” (Carta a los Romanos, III)

 

En una época tan cercana a los apóstoles, ¿no tienen todas las Iglesias locales un recuerdo reciente de la enseñanza de los apóstoles o de los discípulos en persona? Especialmente Asia Menor, a la que escribió extensamente y que el apóstol San Juan había gobernado en persona hasta unos años antes, y quizás incluso el año inmediatamente anterior... ¿No fue el propio Ignacio quien recibió las enseñanzas de San Pedro y San Juan? En estas circunstancias, si Roma ha enseñado a otros, ¿no tiene un poder de enseñanza universal?

 

Del mismo modo, ¿qué derecho tiene Roma a "mandar a los demás" sin una función de gobierno?

 

C) Ignacio confía la Iglesia de Siria a la caridad de la Iglesia de Roma

 

El tercer pasaje recuerda que San Ignacio, siendo obispo de Antioquía, es obispo de Siria, por lo que confía su rebaño, abandonado a su suerte en su ausencia, a la oración de la Iglesia de Roma:

 

" Recordad en vuestras oraciones a la iglesia que está en Siria, que tiene a Dios como su pastor en lugar mío. Jesucristo sólo será su obispo —El y vuestro amor—.”. (Carta a los Romanos, IX)

 

¿Por qué la Iglesia de Siria debe confiarse, aparte de Cristo, a la caridad de la Iglesia romana únicamente, si no es porque ésta tiene por derecho divino un papel universal en la Iglesia? En efecto, Ignacio pide a todas las demás Iglesias a las que escribe que recen por la Iglesia de Siria, pero sólo a la Iglesia de Roma le pide que se ocupe pastoralmente de ella y que sea su obispo, junto con Jesucristo, a través de su caridad.

 

Recordemos también lo que acabamos de relatar de lo que San Ignacio de Antioquía enseñó sobre el episcopado, su institución, su poder y la identificación Iglesia-Obispo. Esto no significa nada, es la afirmación de que el Obispo de Roma es plenamente la cabeza jurisdiccional de la Iglesia siria, es decir, de todas las Iglesias locales.

 

Y esto es tanto más cierto cuanto que la sede personal de San Ignacio, la de Antioquía, dejada vacante, repercute en toda Siria, ya que pide en cada una de sus cartas que se rece por "la Iglesia de Siria", y no sólo de Antioquía. Esto significa que ya en aquella época el obispo de Antioquía era el arzobispo de toda Siria, pues es indudable que en Siria había muchas otras diócesis además de la de Antioquía, especialmente una con sede en Damasco, donde ya había una comunidad cristiana en la época de la conversión de San Pablo (Hechos 9).

 

De lo contrario, ¿por qué pedir esto a la Iglesia de Roma, alejada de Antioquía, y no a una Iglesia de Asia Menor que, como ya hemos dicho, el apóstol San Juan había gobernado en persona hasta unos años antes, y quizá incluso el año inmediatamente anterior? ¿Por qué no preguntar esto a San Policarpo, a quien envió una carta personal además de la enviada a su propia Iglesia, la de Esmirna? Especialmente cuando sabemos cómo San Ignacio alabó a San Policarpo:

 

" Dando la bienvenida a tu mente piadosa que está afianzada como si fuera en una roca inconmovible, doy gloria sobremanera de que me haya sido concedido ver tu faz intachable, por la cual tengo gran gozo en Dios" (Carta a Policarpo, I)

 

" Siento gran afecto hacia vosotros y por los que enviasteis a Esmirna para el honor de Dios; por lo cual también os escribo con agradecimiento al Señor, y teniendo amor a Policarpo lo tengo también a vosotros.” (Carta a los Efesios, XXI)

 

Y sabemos también que San Ireneo de Lyon (c. 125-c. 202), discípulo de San Policarpo, también lo elogia:

 

" Policarpo no sólo fue educado por los Apóstoles y trató con muchos de aquellos que vieron a nuestro Señor, sino también por los Apóstoles en Asia fue constituido obispo de la Iglesia en Esmirna; a él lo vimos en nuestra edad primera, mucho tiempo vivió, y ya muy viejo, sufriendo el martirio de modo muy noble y glorioso, salió de esta vida. Enseñó siempre lo que había aprendido de los Apóstoles, lo mismo que transmite la Iglesia, las únicas cosas verdaderas. De esto dan testimonio todas las iglesias del Asia y los sucesores de Policarpo hasta el día de hoy. Este hombre tiene mucha mayor autoridad y es más fiel testigo de la verdad que Valentín, Marción y todos los demás que sostienen doctrinas perversas.

 

Este obispo viajó a Roma cuando la presidía Aniceto, y convirtió a la Iglesia de Dios a muchos de los herejes de los que hemos hablado, anunciando la sola y única verdad recibida de los Apóstoles que la Iglesia ha transmitido. Algunos le oyeron contar que Juan, el discípulo del Señor, habiendo ido a los baños en Efeso, divisó en el interior a Cerinto. Entonces prefirió salir sin haberse bañado, diciendo: «Vayámonos, no se vayan a venir abajo los baños, porque está adentro Cerinto, el enemigo de la verdad». Y del mismo Policarpo se dice que una vez se encontró a Marción, y éste le dijo: «¿Me conoces?» El le respondió: «Te conozco, primogénito de Satanás». Es que los Apóstoles y sus discípulos tenían tal reverencia, que no querían dirigir ni siquiera una mínima palabra a aquellos que adulteran la verdad, como dice San Pablo:

«Después de una o dos advertencias, evita al hereje, viendo que él mismo se condena y peca sosteniendo una mala doctrina» (Tt 3,10-11). También existe una muy valiosa Carta de Policarpo a los Filipenses, en la cual pueden aprender los detalles de su fe y el anuncio de la verdad quienes quieran preocuparse de su salvación y saber sobre ella.

 

Finalmente la Iglesia de Efeso, que Pablo fundó y en la cual Juan permaneció hasta el tiempo de Trajano, es también testigo de la Tradición apostólica verdadera.." (Contra las herejías, III, 3, 4)

 

" En la Carta a Florino de que hablamos arriba, de nuevo menciona Ireneo su convivencia familiar con Policarpo, diciendo:

 

«Estas opiniones, Florino, hablando con moderación, no son propias de un pensamiento sano. Estas opiniones disuenan de las de la Iglesia y arrojan en la mayor impiedad a cuantos las obedecen; estas opiniones ni siquiera los herejes que están fuera de la Iglesia se atrevieron alguna vez a proclamarlas; estas opiniones no te las han transmitido los presbíteros que nos han precedido, los que juntos frecuentaron la compañía de los apóstoles.

 

»Porque, siendo yo niño todavía 323, te vi en casa de Policarpo en el Asia inferior 324, cuando tenías una brillante actuación en el palacio imperial 325 y te esforzabas por acreditarte ante él. Y es que yo me acuerdo más de los hechos de entonces que de los recientes

 

»(lo que se aprende de niños va creciendo con el alma y se va haciendo uno con ella), tanto que puedo incluso decir el sitio en que el bienaventurado Policarpo dialogaba sentado, así como sus salidas y sus entradas, la índole de su vida y el aspecto de su cuerpo, los discursos que hacía al pueblo, cómo describía sus relaciones con Juan 326 y con los demás que habían visto al Señor y cómo recordaba las palabras de unos y otros; y qué era lo que había escuchado de ellos acerca del Señor, de sus milagros y su enseñanza; y cómo Policarpo, después de haberlo recibido de estos testigos oculares de la vida del Verbo 327, todo lo relataba en consonancia con las Escrituras.". (Carta a Florino, citada por Eusebio de Cesarea, Historia Eclesiástica, V, 20, 4-6)

 

Adolf von HARNACK (1851-1930), luterano, doctor en teología, derecho, medicina y filosofía, asesor político, está considerado como el teólogo e historiador eclesiástico protestante más importante de finales del siglo XIX y principios del XX, aunque discutimos este último título. Escribió sobre este pasaje:

 

"La Iglesia romana fue indiscutiblemente la primera de la cristiandad." (Das Zeugniss des Ignatius über das Ansehen der römischen Gemeinde, Memoria leída en la Academia de Berlín el 6 de febrero de 1896)

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

Escuela de Apologética:

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

El Bautismo es uno de los sacramentos de iniciación cristiana junto a la Eucaristía y la Confirmación. Así lo expresa la enseñanza del Catecismo de la Iglesia Católica.

 

CEC 1212 Mediante los sacramentos de la iniciación cristiana, el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, se ponen los fundamentos de toda vida cristiana. "La participación en la naturaleza divina que los hombres reciben como don mediante la gracia de Cristo, tiene cierta analogía con el origen, el crecimiento y el sustento de la vida natural. En efecto, los fieles renacidos en el Bautismo se fortalecen con el sacramento de la Confirmación y finalmente, son alimentados en la Eucaristía con el manjar de la vida eterna, y, así por medio de estos sacramentos de la iniciación cristiana, reciben cada vez con más abundancia los tesoros de la vida divina y avanzan hacia la perfección de la caridad" (Pablo VI, Const. apost. "Divinaeconsortiumnaturae"; cf OICA, praen. 1-2).

 

Es mediante este sacramento que el hombre renace espiritualmente a una nueva vida en Cristo, al nacer de nuevo del agua y del Espíritu como le enseño Nuestro Señor Jesucristo a Nicodemo.

 

“Respondió Jesús: "En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.

Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu.

No te asombres de que te haya dicho: Tenéis que nacer de nuevo.”

(Juan 3, 5-7)

 

Vemos aquí la importancia del bautismo como un sacramento necesario para la salvación, ya que si no nacemos del agua y del Espíritu no podemos entrar al Reino de Dios.

 

También puede leer Tito 3, 5; 1 Pedro 3, 20-21.

 

El Bautismo es uno solo.

 

Es oportuno destacar respecto a este sacramento, que solo se realiza una vez en la vida, San Pablo nos confirma esto en su carta a los Efesios.

 

“Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por todos y está en todos.”

(Efesios 4, 5-6)

 

Los Cristianos que son bautizados bajo la fórmula bautismal trinitaria “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19) ya sea cuando son infantes o adultos, no tienen necesidad de volverse a bautizar, la Iglesia reconoce el bautismo de aquellos cristianos que si bien nacieron fuera del seno de la Iglesia Católica o en algún momento se apartaron de esta y han decidido retomar su comunión con ella, como un bautismo valido.

 

El Código de Derecho Canónico dice: “Los bautizados en una comunidad eclesial no católica, no deben ser bautizados, a no ser que haya un motivo serio para dudar de la materia y la fórmula empleada en su administración, como la intención del bautizado, si era adulto, y del ministro”(CIC 869 § 2.)

 

De esta manera, vemos como se equivocan nuestros hermanos separados al re-bautizar a toda persona sobre todo católicos que llegan a sus denominaciones, haciendo caso omiso a la enseñanza paulina de “un solo bautismo” (Ef 4, 5) al no tener presente que el bautismo que recibimos los católicos es total y completamente valido, aunque lo hayamos recibido siendo infantes.

 

El Bautismo de infantes.

 

Está comprobado que es una práctica inmemorial cristiana primitiva el bautizar a los infantes hijos de una familia cristiana o conversa, podemos encontrar implícitamente esta práctica en textos bíblicos donde se hace alusión al bautismo de familias enteras, como por ejemplo los casos del bautismo al carcelero y a su familia en la madrugada (Hechos 16,33); al centurión Cornelio y a los suyos (Hechos 10,48); a Crispus, el oficial de la sinagoga y su familia (Hechos 18,8); y a Estéfano y toda su casa como Pablo nos cuenta en (1Cor.1,16).

 

¿Puede alguien pensar que en las familias anteriormente mencionadas, no encontramos la existencia de infantes? Algo muy poco posible en el contexto cultural al cual no estamos refiriendo.

 

Se debe de tener presente que como enseña San Pedro, es por el bautismo que se recibe el don del Espíritu Santo y que esta promesa no es solo para los padres de familia, sino también para sus hijos.

 

“Pedro les contestó: "Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para perdón de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro".

(Hechos 2, 38-39)

 

Es un hecho también confirmado por la historia cristiana, que la práctica de bautizar infantes tiene su origen en los apóstoles, así lo expresa el teólogo Orígenes de Alejandría.

 

“La Iglesia ha recibido de los apóstoles la costumbre de administrar el bautismo incluso a los niños. Pues aquellos a quienes fueron confiados los secretos de los misterios divinos sabían muy bien que todos llevan la mancha del pecado original, que debe ser lavado por el agua y el espíritu.” (In Rom. Com. 5,9: EH 249)

 

Las comunidades protestantes históricas como los luteranos, reformados y anglicanos también practican el bautismo de infantes, sin embargo las comunidades protestantes en la actualidad sobre todo los denominados evangélicosrechazan tácitamente el bautismo de infantes, es esto de lo que se dio cuenta el Dr. Fernando Casanova siendo pastor protestante, cuando conoció a una señora luterana evangélica quien le dijo que había sido bautizada a los 6 meses de edad, lo cual impresiono al pastor quien pudo darse cuenta que el bautismo de infantes, no era solo una práctica católica, sino también protestante.

Puede ver el testimonio completo en: Fernando Casanova - Testimonios cristianos impactantes (Minuto 11:00)

 

De hecho, se pueden encontrar apologías protestantes respecto al bautismo de niños en obras protestantes como por ejemplo la obra de Juan Calvino, Institución de la Religión Cristiana, Libro IV, Capítulo XVI.

 

La fórmula bautismal.

 

Algunos grupos cristianos hacen énfasis en que el bautismo debe ser en nombre de Jesús para que este sea válido, aluden a varios textos de la Escritura para justificar su argumento.

 

•          “Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2,38)

•          “Y mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo. Entonces le pidieron que se quedase algunos días.” (Hechos 10,48)

•          “pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.” (Hechos 8,16)

•          “Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.” (Hechos 19,5)

 

Como se puede notar, los textos mencionados anteriormente usan distintas expresiones, por ejemplo “en el nombre de Jesucristo” o “en el nombre del Señor Jesús”. Pero ninguna de estas dos expresiones se refiere a la formula bautismal, sino que aluden más bien a “bajo la autoridad” de quien se está realizando el bautismo y para diferenciarlo de otros bautismos. Cuando las autoridades judías interrogaron a los apóstoles, les preguntaron con qué poder o en nombre de quien habían realizado los bautismo y milagros.

 

“Y colocándolos en medio les preguntaban: "¿Con qué poder o en nombre de quién habéis hecho eso vosotros?"

(Hechos 4, 7)

 

Ante esta pregunta, la respuesta de San Pedro fue muy clara.

 

“sabed todos vosotros y todo el pueblo de Israel que ha sido por el nombre de Jesucristo, el Nazoreo, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre y no por ningún otro se presenta éste aquí sano delante de vosotros.”

(Hechos 4, 10)

 

Los apóstoles bautizaban bajo la autoridad de Jesucristo, es esto a lo que se refieren las expresiones anteriormente mencionadas, de la misma forma era necesario alegar que el bautismo era en “nombre de Jesucristo” para diferenciarlo de otros bautismos, como el de Juan.

 

“Ocurrió que mientras Apolo estaba en Corinto, Pablo atravesó las regiones altas y llegó a Éfeso y encontró algunos discípulos; les preguntó: "¿Recibisteis Espíritu Santo cuando abrazasteis la fe?" Ellos contestaron: "Pero si nosotros no hemos oído decir siquiera que haya Espíritu Santo." Él replicó: "¿Pues qué bautismo habéis recibido?" - "El bautismo de Juan", respondieron.

 

Pablo añadió: "Juan bautizó con un bautismo de conversión, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él, o sea en Jesús."

Cuando oyeron esto, se bautizaron en el nombre del Señor Jesús.”

(Hechos 19, 1-5)

 

Recordemos que el mismo Juan el Bautista, anuncio que el verdadero bautismo seria el que nos daría Jesús, mientras que el de él era solo una preparación para el verdadero bautismo del Espíritu Santo.

 

“Yo os bautizo con agua en señal de conversión; pero aquel que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de llevarle las sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.”

(Mateo 3, 11)

 

El bautismo al que se refiere Juan, es el que Jesucristo menciona en la gran comisión cuando envía a sus discípulos a bautizar a todas las naciones y es aquí donde encontraremos la formula bautismal correcta.

 

“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28,19)

 

Tenemos entonces que es el mismo Señor quien nos indica que el bautismo debe ser bajo la fórmula trinitaria. De igual forma es bueno tener presente lo que nos enseña San Basilio de Cesarea.

 

"Que nadie se deje engañar por el hecho de que el Apóstol con frecuencia omite el nombre del Padre y del Espíritu Santo cuando se menciona el bautismo; no deje que nadie suponga que la invocación de los nombres es una cuestión de indiferencia. Como muchos de ustedes dicen, "ya que todos ustedes, que fueron bautizados en Cristo, han sido revestidos de Cristo.” [Gal 3, 27], y de nuevo, “¿No saben ustedes que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús, nos hemos sumergido en su muerte?” [Rm 6, 3] el nombre de Cristo, que se ve, es la confesión del todo, ya que nos habla del Dios que unge, el Hijo que es ungido, y el Espíritu que es la unción. Si, a continuación, en el bautismo la separación del Espíritu del Padre y el Hijo es peligrosa para el que bautiza e inútil a la recepción, ¿cómo puede ser seguro para nosotros si separamos el Espíritu del Padre y del Hijo¿ Creemos en un Padre, un Hijo y un Espíritu Santo, así también, a continuación, somos bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo ". (Sobre el Espíritu Santo XII, 28)

 

Las formas de administrar el bautismo.

 

La Iglesia siempre ha administrado el bautismo bajo tres formas:

 

-           Inmersión: Se sumerge el cuerpo o parte del cuerpo de la persona dentro del agua.

-           Infusión: Se vierte agua sobre la cabeza del que será bautizado

-           Aspersión: Se rocía con agua al que será bautizado.

 

Estas tres formas son totalmente validas en la Iglesia Católica, mientras que en la Iglesia Ortodoxa se usa más la forma de inmersión y en algunas comunidades protestantes como la Luterana la forma más usada es la aspersión, la Iglesia Católica enseña en el Código de Derecho Canónico: “El bautismo se ha de administrar por inmersión o por infusión, de acuerdo con las normas de la Conferencia Episcopal.”(CIC 869 § 2.)

 

En la Sagrada Escritura encontramos textos que de manera implícita nos dan evidencia de esas tres formas de bautizar.

 

Uno de los textos bíblicos que se usa para alegar que el bautismo debe ser por inmersión, es aquel donde se presenta el bautismo del Eunuco por parte del diacono Felipe.

 

“Y mandó detener el carro. Bajaron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y lo bautizó;”

(Hechos 8, 38)

 

Se piensa que porque el texto hace uso de la expresión bajaron al agua se está haciendo referencia a que el bautismo fue realizado por inmersión; y aunque algunos hermanos separados piensen que de por si todos los bautismos deben realizarse por inmersión, encontramos textos bíblicos que indican que esto no es posible, por ejemplo el caso del bautismo de San Pablo.

 

“Y ahora, ¿qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y lava tus pecados invocando su nombre."

(Hechos 22, 16)

 

El texto indica que San Pablo recibió el bautismo de pie, esto solo podría darse en el caso de un bautismo por infusión (vertiendo agua sobre su cabeza) o aspersión (rociando con agua).

 

Objeciones más comunes

 

A pesar de que se ha demostrado que la enseñanza católica sobre el bautismo es consistente con lo que enseña la Biblia y ha enseñado el Cristianismo siempre, no faltaran personas que en base a diversas objeciones traten de demostrar que el bautismo administrado por la Iglesia Católica es falso o anti-bíblico. A continuación pasaremos a responder algunas de las objeciones que pueden presentarles:

 

1.- El bautismo debe ser solo por inmersión.

 

Algunos grupos cristianos no-católicos sobre todo los bautistas, hacen mucho énfasis en que el bautismo debe administrarse solo por inmersión, alegando que la palabra bautismo viene de la palabra griega baptizo que significa sumergir. Ya hemos dicho que la Iglesia acepta la inmersión como forma de bautizar, aun reconoce el significado de la palabra griega baptizo como sumergir. Pero no se piensa que la inmersión en agua sea lo importante, sino la inmersión en el Espíritu Santo, que simboliza el “morir” y “resucitar” con Cristo mencionado en Romanos 6, 3-5.

 

Anteriormente mencionamos que un ejemplo bíblico de que el bautismo no se administraba solo bajo la forma de inmersión, fue el caso del bautismo de San Pablo (Hechos 22, 16) pero también tenemos otro ejemplo en el Nuevo Testamento de que bautismo no solo se refiere a una inmersión, sino también a un rociamiento de agua, como lo encontramos en la carta de San Pablo a los Corintios.

 

“No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar; y todos fueron bautizados en relación con Moisés, en la nube y en el mar;”

(1 Corintios 10, 1-2)

 

San Pablo ve una prefiguración del bautismo, en el paso del Mar Rojo. ¿Fueron bautizadas estas personas sumergidas en el agua o rociadas por el agua? Vemos que entonces para San Pablo la palabra bautizar no se refiere solo a una inmersión.

 

2.- El bautismo debe administrarse solo a personas mayores que pueden creer, no a los niños.

 

Normalmente se escucha de parte de algunos cristianos no-católicos que el bautismo solo deben recibirlo aquellas personas que tengan la capacidad de creer por sí misma, no los niños que no tienen conocimiento de lo que es el bautismo, para justificar este argumento las personas suelen citar los textos de Marcos 16, 16 y Hechos 18, 8 donde se les pide a las personas que serán bautizados, que crean. Tenemos que entender que a quienes se les pide que crean, es aquellos que tienen la capacidad de hacerlo pero no se está limitando el bautismo a solo creyentes. Así lo observa el escritor protestante Dwight Hervey Small.: “La Biblia enseña "bautismo de creyentes"; ¡pero esto no quiere decir que enseñe el "bautismo de creyentes" solamente!”

 

Como ya se mencionó anteriormente, cuando una familia se convertía al Cristianismo era bautizada con todos los suyos, incluyendo a los niños. Porque como explico San Pedro “la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos” (Hechos 2, 39).

 

La promesa de la cual habla San Pedro es aquella que profetizo el profeta Joel.

 

“sino que es lo que dijo el profeta: Sucederá en los últimos días, dice Dios: Derramaré mi Espíritu sobre todo mortal y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños. Y también sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu.”

(Hechos 2, 16-18)

 

El Espíritu seria derramado sobre todos, no solo sobre los adultos, sino también sobre los hijos de los creyentes esto incluye a los niños.

 

3.- Los niños no necesitan bautizarse porque ellos no tienen pecados.

Esta objeción no solo está negando la práctica del bautismo de infantes, sino también la doctrina del pecado original, debido a que la razón por la cual se deben de bautizar a los infantes es porque ellos vienen manchados con el pecado original, como lo expresa el salmista.

 

“Mira que nací culpable, pecador me concibió mi madre”

(Salmos 51, 7)

 

San Pablo confirma que todos nacemos con el pecado original, en su carta a los Romanos.

 

“Por tanto, como por un hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres, ya que todos pecaron; … En efecto, así como por la desobediencia de un hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno todos serán constituidos justos.”

(Romanos 5, 12.19)

 

Por consiguiente todos los hombres nacemos con el pecado original, un pecado contraído no cometido. El Catecismo lo enseña de la siguiente manera:

 

CEC 404 ¿Cómo el pecado de Adán vino a ser el pecado de todos sus descendientes? Todo el género humano es en Adán "sicutunum corpus uniushominis" ("Como el cuerpo único de un único hombre") (S. Tomás de A., mal. 4,1). Por esta "unidad del género humano", todos los hombres están implicados en el pecado de Adán, como todos están implicados en la justicia de Cristo. Sin embargo, la transmisión del pecado original es un misterio que no podemos comprender plenamente. Pero sabemos por la Revelación que Adán había recibido la santidad y la justicia originales no para él solo sino para toda la naturaleza humana: cediendo al tentador, Adán y Eva cometen un pecado personal, pero este pecado afecta a la naturaleza humana, que transmitirán en un estado caído (cf. Cc. de Trento: DS 1511-12). Es un pecado que será transmitido por propagación a toda la humanidad, es decir, por la transmisión de una naturaleza humana privada de la santidad y de la justicia originales. Por eso, el pecado original es llamado "pecado" de manera análoga: es un pecado "contraído", "no cometido", un estado y no un acto.

 

Partiendo de la razón ya explicada, es que se pide a los padres de familia que bauticen a sus hijos a temprana edad, para que de esta manera ellos renazcan de nuevo en una vida en Cristo (Jn 3, 5) y su pecado sea perdonado.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.