Imprimir
Visto: 155

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

Por: Rafael Rodrigues

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO! Contáctanos por WhatsApp al + 1 602-295-9407 o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Gelasio I fue Papa desde el 1 de marzo de 492, hasta la fecha de su muerte el 21 de noviembre de 496. Nació en África. Durante su pontificado el Cristianismo luchaba contra el pelagianismo, el maniqueísmo y el arrianismo.

Gelasio es uno más de los muchos sacerdotes que herejes y polemistas intentan codificar el pensamiento para poder levantar algo en contra de la Iglesia de Cristo. Un ejemplo de esto viene de una supuesta carta de Gelasio I contra Eutiques y Nestorio, las palabras utilizadas por los detractores dice:

""el sacramento del cuerpo y de la sangre de Cristo, que recibimos, es una cosa divina, porque en ella nos hacemos participes de la naturaleza divina. Con todo la sustancia o la naturaleza del pan y del vino no cesa. Y seguramente la imagen y la similitud del cuerpo y de la sangre de Cristo se celebran en la presentación de los misterios." (Tractatus de duabus naturis 14 [PL Sup.-III. 773]) See Francis Turretin, Institutes of Elenctic Theology, 3 Vols., trans. George Musgrave Giger and ed. James T. Dennison (Phillipsburg: reprinted by Presbyterian and Reformed Publishing Co., 1992), Vol. 3, p. 479 (XVIII.xxvi.xx).

¿Realmente de este texto se puede deducir que el Papa Gelasio I negó la transubstanciación? Vamos a ver a continuación la refutación a dicho argumento protestante.

REFUTACIÓN

Este texto presentado por detractores, como siempre está aislado de su contexto y se somete a una interpretación forzada para usar contra la doctrina católica. Por lo tanto, para poner fin a la confusión, mostraré el texto original en latín y su traducción al español como lo presenta la obra "Textos Eucarísticos Primitivos Tomo II (Edición Bilingüe)" de Jesús Solano S.J.

"Sacramenta Certe, sumimus quae, corporis et sanguinis Christi divina res est, quod et propter por eadem divinae efficimur consortes naturae; et tamen esta sustancia no desinit vel natura panis et vini. Et certe imago et corporis similitudo et sanguinis Christi en actione celebrantur mysteriorum. Satis ergo nobis evidenter ostenditur, hoc nobis ipso Christo Domino sentiendum, quo en ejus Imagene profitemur, celebramus, et simumus, ut, sicut en Hanc, scilicet en Divinam, transeúnte, Sancto Spiritu perficiente substantiam tamen permanentes en la naturaleza suæ proprietate, sic illud ipsum mysterium principale, nobis fallecidos efficientiam virtutemque veraciter repraesentant, ex [Fors. Su ex, Vid. Nota] Quibus constat proprie permanentibus, unum Christum, quia integraum verumque, demonstrant permanere "(Jesús Solano - Textos Eucarísticos Primitivos, Tomo II, páginas 557-558).

"Ciertamente los sacramentos que recibimos del cuerpo y sangre de Cristo son cosa divina, por lo cual tambien mediante ellos nos hacemos partícipes de la naturaleza divina; y, sin embargo, la sustancia o naturaleza del pan y vino no deja de ser. Y ciertamente la imagen y la semejanza del cuerpo y sangre de Cristo son celebradas en el hacer los misterios. Bastante evidentemente, pues, se nos enseña que debemos sentir acerca del mismo Cristo Señor lo que confesamos, celebramos
y tomamos en su imagen, para que como el pan y el vino, perfeccionandolos el Espiritu Santo, pasan a esta, es decir, a la sustancia divina, pero permaneciendo en la propiedad de su naturaleza, asi demuestran aquel mismo misterio principal, cuya eficiencia y virtud con verdad nos representan, [a saber], que Cristo permanece uno, pues que permanece integro y verdadero," (Jesús Solano - Textos Eucarísticos Primitivos, Tomo II, páginas 557-558).

3 ARGUMENTOS QUE DESTRUYEN LA OBJECIÓN PROTESTANTE.

1 ARGUMENTO: Esta obra a la que recurren los protestantes es una obra espuria que NO pertenece al Papa Gelasio I.

Sobre la autenticidad de la carta, el experto WR Carson escribe:

" se asume erróneamente que la palabra "naturaleza" y "sustancia" de los Padres citados, escrito siglos antes de herejías habían hecho definición exacta y precisa terminología necesaria, destinado a significar lo que los Padres tridentinos entiende por ellos. Esta es demostrablemente falso. Las palabras "sustancia" y "naturaleza" son sinónimos de lo que en Trento fueron llamados los "especie" o "accidentes". Este es sin duda evidente (a) desde el contexto de los diversos pasajes, donde una conversión (metabolen), para usar la palabra de Teodoreto, del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, se menciona; (b) el hecho de que que parecen ser constante y uniforme de tales "naturaleza" y "sustancia" como símbolos; (c) a partir de (una autoridad protestante) Leibnitz 'conocida observación de que los padres no utilizan estos términos para expresar nociones metafísicas. (d) En cuanto a Teodoreto, a partir de la confesión de los luteranos de Madgeburg que se opone a su doctrina y no se puede leer con seguridad. Hay que añadir que los pasajes atribuidos a Teodoreto y San Gelasio se producen en las obras que se consideran espurias por muchos críticos competentes." (WR Carson - The Antiquity of the Doctrine of Transubstantiation, American Ecclesiastical Review Vol XXIII. p 435)

https://archive.org/stream/americanecclesia28cathuoft...

Jesús Solano tambien nos dice:

"Este tratado teológico no consta con entera certeza que sea de San Gelasio: cf. CPL n.l674." (Jesús Solano - Textos Eucarísticos Primitivos, Tomo II, páginas 558, nota 176).

2 ARGUMENTO: La oscuridad del texto.

El primer pasaje que parece cuestionar la transubstanciación dice: "... sin embargo, la sustancia o naturaleza del pan y vino no deja de ser. Y ciertamente la imagen y la semejanza del cuerpo y sangre de Cristo son celebradas en el hacer los misterios. ...". Pero la continuación del texto dice: "... para que como el pan y el vino, perfeccionandolos el Espiritu Santo, pasan a esta, es decir, a la sustancia divina, pero permaneciendo en la propiedad de su naturaleza". Si el primer texto supuestamente niega la transubstanciación, la continuación habla claramente que la naturaleza de ellos, es decir, el pan y el vino se convierten en la sustancia divina, ¿como entonces conciliar estos dos discursos, en el mismo texto, que son aparentemente discordantes? Acerca de este texto Jesús Solano, un experto en la materia de la Eucaristía en la Iglesia primitiva, nos dice:

"El texto mismo que acabamos de aducir es oscuro, pues por una parte afirma que permanece la naturaleza del pan y del vino, lo cual seria negar la transubstanciación, mas por otra parte dice que pasan a la sustancia divina, o sea, al cuerpo y sangre de Cristo, que por la unión hipostática son cuerpo y sangre de Dios. Es claro de todos modos la dependencia de este texto con respecto a los escritos de Teodoreto de Ciro y de la "Escuela
antioquena" (...) Sobre todo el asunto, véase J. Lebreton, Le dogma de la transsubstantiation et la christologia antiochienne
du Vs- siecle: Etudes 117 (1908) 479-482.489s.496s." (Jesús Solano - Textos Eucarísticos Primitivos, Tomo II, páginas 558, nota 176).

Está claro que el autor de este texto no tenía ninguna definición teológica clara de la Eucaristía y, por supuesto, no podría tenerla porque las definiciones no estaban completas en ese momento, al igual que no podemos pedir a los Padres Pre-Nicenos una definición clara y completa de la Trinidad, tampoco podemos pedir a sacerdotes anteriores una definición eucarística clara y completa de la Eucaristía. Por lo tanto, el autor de este texto está mal en la primera frase, pero la segunda establece claramente que la transubstanciación se produce es decir que las sustancias pasan a ser la naturaleza divina.

3 ARGUMENTO: El texto es mal interpretado y sacado de contexto. Se ignora el tema principal que trata dicha obra.

Incluso el texto no siendo del Papa Gelasio I, es un texto muy antiguo, y realmente de la época patrística, pero no es un discurso teológico sobre la Eucaristía, sino sobre la naturaleza de Cristo, por lo que el autor utiliza la Eucaristía sólo para hacer una analogía . El estaba preocupado en defender la naturaleza de Cristo y no la Eucaristía. Así que no estaba tan preocupado con darsu comprensión de la Eucaristía como estaba explicando el misterio de la Encarnación. Recordemos que la Iglesia en ese momento se ocupaba de diversas herejías cristológicas en ese momento se negaban las dos naturalezas (Nestorianismo), las dos voluntades y una personalidad [divina] de Cristo (Monotelismo). En este momento, el misterio de la Eucaristía no estaba tan desarrollado en la mente de la Iglesia para forzar en la mente del autor una clara expresión de la Eucaristía, en términos de la transubstanciación. La Iglesia tuvo que desarrollar un lenguaje teológico para expresar el pensamiento de la Iglesia sobre diversos asuntos de fe. En este momento se estaba empezando a expresar sus pensamientos para describir el cambio del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo.

No había ninguna duda sobre la presencia real en la Eucaristía, sin embargo, viene otra pregunta sobre el tipo de cambio (consubstanciación, la transubstanciación, etc.) En un caso, el autor quiere decir sólo que la apariencia [accidentes] del pan /, debe mantenerse junto a la presencia real en un intento de explicar el misterio de la Encarnación, ya que la humanidad de Cristo sigue permaneciendo a lado de su divinidad. Algunos estudiosos interpretan el pasaje anterior para referirse a los accidentes de pan y vino.

Incluso esta analogía tiene algunos agujeros. En el peor de los casos, el autor estaba simplemente errado en su comparación eucarística en la primera frase, pero se corrige en la segunda. Es decir, que el autor no estaba tan preocupado de explicar la doctrina de la Eucaristía, pero quería explicar la Encarnación a través de una analogía . Como la mayoría de las analogías, que son imperfectas. Por otra parte, su vocabulario teológico no le permitió expresar el misterio de la Eucaristía con mayor precisión.

Por lo tanto, no se puede basar su comprensión de la Eucaristía durante este tiempo en un solo pasaje. En su lugar tenemos que ver los pasajes contemporáneos del Papa Gelasio que hablan directamente sobre la Eucaristía. Y aquí nos encontramos con un testimonio claro y completo en nombre de la transubstanciación.

Del mismo modo críticos de nuestra Fe subestiman la divinidad de Cristo, citando a los Padres antes de Nicea que aparentemente rechazaban la naturaleza de Cristo. Resulta que antes de la definición, los Padres estaban desarrollando un vocabulario teológico de como entender el misterio de la Encarnación, por lo que no es sorpresa ver algunos padres antes de Nicea aparentemente minimizando la divinidad de Cristo. Esta es la naturaleza del desarrollo. Antes de la definición, los Padres dan un panorama teológico, en un intento de explicar un misterio divino, y cómo con el tiempo el misterio se vuelve un poco más claro es definido.

CONCLUSIÓN

Por lo tanto, las principales objeciones a la que los protestantes recurren, al igual que los polemistas y otros alegan con respecto a la negación de un Papa a un dogma católico, incluso antes de que el dogma fuera definido, llegar a ser insostenible, ya que como se demostró ellos sacan de contexto el texto, ignoran que la carta es espuria, y que el contexto del pasaje no era un tratado en relación con la Eucaristía, sino respecto a la divinidad de Cristo.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online DASM. Para más información comunícate por privado o por WhatsApp +1 602-295-9407 con uno de nuestros representantes quien te brindara toda la información que necesites al respecto, o visita nuestra página web: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

Richbell Meléndez. Laico católico dedicado tiempo completo al apostolado de la Apologética y subdirector de la Escuela de Apologética Online DASM.